Definición ABC » Tecnología » Wikileaks

+

Definición de Wikileaks

Siempre ha habido filtraciones de información y quienes, por uno u otro motivo, están prestos a filtrarla, pero hasta la llamada “era de la información” (de la cual, Internet constituye su culmen hasta el momento), nadie tenía plataformas adecuadas para filtrar dicha información, debiendo fiarse de contactos personales.

Wikileaks es una plataforma online a la cual pueden enviarse, de forma anónima y -por lo menos teóricamente- segura, documentos de todo tipo para su examen y publicación.

Wikileaks saltó a la fama en 2010, cuando publicó una serie de contenidos digitales sobre las guerras de Irak y Afganistán. Sobre la primera, desveló el vídeo inédito de un ataque por parte de soldados estadounidenses a periodistas de la agencia Reuters, mientras que en el caso de la segunda se trató de miles de documentos confidenciales, hasta entonces secretos, que fueron tratados por Wikileaks conjuntamente con algunos de los medios de comunicación de mayor prestigio del mundo.

La historia de Wikileaks arranca en 2006, cuando un grupo de periodistas y hackers deciden unir fuerzas en aras de la transparencia.

Dicha finalidad, noble en teoría, se ha visto empañada tanto por las formas como por los contenidos publicados algunas veces por el sitio, y que le han valido a la organización que se encuentra tras él, críticas por poco cuidadosa con la forma de manejar la información.

De los fundadores, dos figuras emergen con fuerza en un principio como caras visibles de la organización: los hackers Julian Assange y Daniel Domscheit-Berg

Sin duda, la cara más pública de la organización ha sido y es Julian Assange, mientras que Daniel Domscheit-Berg quedó en un segundo plano, aunque también hizo de portavoz de la entidad en algunas ocasiones.

Debido a desacuerdos entre ambos, Domscheit-Berg abandonó Wikileaks en 2010, acusando a Assange de ejercer un excesivo personalismo y de descuidar aspectos básicos de la seguridad de aquellos quienes filtraban documentos a la organización, de forma que sus identidades podían ser descubiertas por terceras partes mediante espionaje.

Durante todo este tiempo, Wikileaks ha continuado ejerciendo su función de filtrado de documentos, dando lugar a algunos grandes terremotos informativos:

El vídeo del tiroteo a periodistas de Reuters en Bagdad, antes comentado, el cual se produjo en 2007, pero no fue publicado por Wikileaks hasta 2010, año en el que fue filtrado.

El escándalo fue mayúsculo, habida cuenta de que en el vídeo (que correspondía a la grabación del ejército estadounidense de la maniobra) se puede captar perfectamente que las víctimas del ataque no llevaban armas ni hicieron mención de ser una amenaza para el helicóptero Apache que los acribilló, y que los superiores encargados de la supervisión de la acción, dieron su visto bueno.

Además de los periodistas que perdieron la vida en el ataque, nueve personas más también fueron asesinadas, algunas de las cuales cuando intentaban salvar a los primeros que cayeron llevándoles a un hospital.

Los diarios de la invasión de Afganistán por los Estados Unidos y otros países aliados, realizada en 2001, pero cuyos documentos fueron publicados en 2010 por rotativos líderes de todo el mundo como el norteamericano New York Times, el alemán Der Spiegel, o el británico The Guardian.

Dichos documentos explicaban detalles hasta entonces no revelados por el gobierno norteamericano o sus aliados, como el número de bajas civiles provocadas por los ataques, o las muertes provocadas por el “fuego amigo”.

Los documentos de la Guerra de Irak, filtrados por Bradley Manning, soldado del ejército estadounidense que consideraba que la administración norteamericana estaba cometiendo una injusticia, y quería explicarlo al mundo.

Dichos documentos explicaban, entre otras cosas, los casos de torturas a iraquíes, así como la inacción de las fuerzas occidentales ante los abusos de los soldados del remodelado ejército iraquí que fue compuesto tras la victoria de la coalición.

El cablegate, consistente en la filtración de cables diplomáticos cruzados entre las embajadas de los Estados Unidos repartidas en el mundo y el gobierno de aquel país.

Los ficheros Stratford, correspondientes a diversos sucesos en los que esta compañía de seguridad ha intervenido a lo largo de los últimos años, como el desastre de la petroquímica de Bhopal (India), la operación para matar a Osama Bin Laden, o la Guerra de las Malvinas.

La última de las filtraciones importantes de Wikileaks se ha producido en 2017, cuando reveló una importante cantidad de material de cómo el servicio secreto norteamericano (la CIA) nos espía en las computadoras y es capaz de atacarlas con malware.

Wikileaks también tiene un mecanismo de autodefensa en el caso de sufrir algún ataque realmente grave: el archivo insurance.aes256.

Este consiste en un archivo de 1,99 Gigabytes protegido mediante encriptación fuerte (AES de 256 bits), que solamente ha sido colgado y del cual no ha sido revelada la clave de desencriptación. Esta lo sería en función de las circunstancias, y es lógico pensar que en Wikileaks ya tienen en cuenta métodos indirectos para dar a conocer dicha clave, de forma que los gobiernos (especialmente el de EEUU) no puedan impedirlo.

Pese a numerosas incidencias y ataques de todo tipo, y con Julian Assange refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, Wikileaks continúa realizando su función de dar a conocer al mundo documentos secretos que le son comunicados y enviados por gente de todo tipo, tras su comprobación y verificación.

Fotos: Fotolia - Zdenek / HuHu Lin

 
 
 
Temas en Wikileaks
 

Redes Sociales