Definición ABC » Tecnología » TDT

+

Definición de TDT

La televisión ha evolucionado mucho en los últimos años, y la clave de dicha evolución se encuentra en la TDT, siglas de Televisión Digital Terrestre.

Para la mayoría de nosotros, lo que conseguimos con la introducción de esta tecnología fueron más canales y nuevos contenidos, pero en realidad implica mucho más (algunas de las cosas que permite, infraaprovechadas).

La TDT es la digitalización de la señal de audio y vídeo emitida a través de la red que antiguamente daba cobertura a la televisión analógica.

Dicho de otra forma, por donde antes pasaba la televisión “de toda la vida”, ahora se utilizan estas frecuencias del espacio radioeléctrico para hacer pasar información digital.

A pesar de que ha recibido algunas críticas, la digitalización de la televisión para dar paso a la TDT proporciona una serie de ventajas que veremos a continuación.

La primera ventaja de la TDT es que por el espacio radioeléctrico por el que antes pasaba un solo canal de televisión, ahora pueden pasar varios.

Al tener la información en formato digital, podemos aplicarle un algoritmo de compresión, tanto para el vídeo como para el audio (hay varios disponibles), sin pérdida de calidad o con una pérdida mínima.

Ello multiplica -en teoría; después depende de las decisiones adoptadas por cada gobierno u organismo regulador que se materializan en licencias para emisión- el número de canales de TV disponibles. La cuestión de la calidad de la programación (es decir, para qué se aprovechan) es otra, que depende de los operadores.

Respecto a la calidad, y aunque algunos afirman que es inferior (algo que puede verse en la pixelación de algunos elementos de la imagen), al tener la señal digitalizada es posible aplicar algoritmos de detección y corrección de errores.

Una frecuencia que antes admitía un solo canal y ahora admite varios se denomina múltiplex.

Los múltiples, a medida que han ido siendo liberados, han sido licenciados por gobiernos y entidades administradoras o reguladoras del espacio radioeléctrico para su uso por parte de los distintos canales de TDT.

La televisión digital terrestre debe, además, convivir con las frecuencias utilizadas por otros servicios, como la telefonía móvil. Ello genera, a su vez, un conflicto, ya que todas las partes demandan más frecuencias para poder disfrutar de un mayor ancho de banda.

Esto nos lleva a la segunda ventaja, y es que las interferencias que anteriormente afectaban a la televisión analógica y que se mostraban explícitamente en la imagen, ahora pueden ser corregidas hasta cierto punto.

Ello mejora la imagen en momentos puntuales, como cuando hay alguna interferencia pasajera debida a condiciones medioambientales, reflexiones de la señal, o dispersión de energía.

Pese a ello, la introducción de la TDT también ha comportado que algunas personas en zonas concretas tengan problemas en la recepción de las transmisiones.

La TDT permite la adición a la señal de audio y vídeo de una serie de servicios que proporcionan una cierta interactividad a los usuarios.

Por ejemplo, de cada programa se pueden codificar algunos datos, como su nombre, una sinopsis, e incluso el nombre de los actores que participan.

También es posible disfrutar de una guía de programación de los distintos canales, que nos permite saber no sólo lo que están haciendo en aquel momento concreto, sino también lo que van a hacer en cada canal en las siguientes horas.

Las plataformas de pago también tienen su lugar en la TDT.

Ya que la información de audio y vídeo es digital, esta puede ser codificada en origen para que sea necesario un decodificador en destino para poder verla.

La adopción de la TDT, que se está llevando a cabo en todo el mundo de forma paulatina, ha traído con ella el llamado “apagón analógico”

Este consiste en que canales de televisión y de radio que hasta ahora emitían exclusivamente por canales analógicos, ahora pasen a emitir de forma exclusiva a través de la TDT y en digital.

Fotos: Fotolia - Oleg / Kentoh

 
 
 
Temas en TDT
 

Redes Sociales