Definición ABC » Tecnología » PGP

+

Definición de PGP

Hoy en día ya a duras penas existen secretos, y nos podemos hacer una idea de ello gracias a las revelaciones de Edward Snowden que han dejado a medio mundo patas arriba. Las agencias gubernamentales que nos espían, los cibercriminales que buscan estafarnos y sacar partido económico de la información que nos roban, y las muchas de las empresas que nos proporcionan servicios online y que, o bien no protegen adecuadamente nuestra información, o bien directamente se aprovechan de ella, son afrentas a nuestra privacidad.

Para intentar mantener un poco de esta privacidad perdida, en muchas de nuestras comunicaciones (como es el caso del correo electrónico) podemos utilizar tecnologías de cifrado y, entre estas, la más conocida y utilizada, como es la PGP.

PGP son las siglas de Pretty Good Privacy (Privacidad Suficientemente Buena, en una traducción libre), un sistema criptográfico que nos permite codificar información,

utilizado esencialmente para distribuirla de forma segura y apartada de miradas indiscretas a través de Internet.

Fue creado por Philip Zimmermann en 1991, basándose en un modelo criptográfico matemático, y buscando ofrecer una opción asequible a todo el mundo para mantener a salvo su privacidad y poder comunicarse sin que nadie (especialmente los gobiernos) pudieran husmear en lo que estaba diciendo.

Su nombre no le ha sido dado en vano, puesto que es un sistema de encriptación suficientemente robusto como para resistir intentos de decodificación con técnicas muy sofisticadas, aunque suficientemente fácil como para ser utilizado por parte de cualquiera con un mínimo conocimiento y entrenamiento.

A lo largo de su dilatada vida ha tenido varias implementaciones y se ha hecho popular, hasta el punto de que

La Internet Engineering Task Force (IETF), entidad encargada de diversos aspectos técnicos del funcionamiento de la red de redes, adoptó PGP como estándar, en su forma abierta OpenPGP.

Esta no es más que una implementación que carece de licencias para ejecutar su misión de encriptar datos, por lo que puede ser distribuida e implementada en software sin sufrir ninguna restricción.

Además de encriptar información, PGP también puede servir para “firmar” documentos

con una firma electrónica. De esta forma, uno puede asegurarse que el contenido que recibe procede de quien debe proceder.

Para llevar a cabo el proceso de encriptación se necesita lo que se llama “clave privada”,

que nos es más que una clave que se utiliza para generar el algoritmo de cifrado, de forma que cada clave única da un resultado único sobre un mismo texto. Esta clave la tendrá solamente el emisor, y no deberá cederla a nadie bajo ningún concepto.

El destinatario deberá poseer la llamada “clave pública”, que solo sirve para decodificar lo que le envían codificado con la clave privada

Esta clave pública deberá ser suministrada por quien codifica la información, y solamente a las personas a las cuales envía los textos codificados.

La mayoría de los programas que implementan el estándar PGP ofrecen facilidades a la hora de utilizar ambas claves, permitiendo que a los usuarios finales les sea simple el codificar y descodificar información.

Usualmente, estos programas utilizan una estructura de front-end/back-end, separando el motor de codificación de la interfaz de usuario, de forma que ambos se pueden actualizar por independiente.

Un apunte final, tanto a lo que se refiere al uso de PGP, como de otros sistemas de protección criptográficos de nuestra información: en algunos países está tipificado como ilegal el uso de tecnologías de encriptación, mientras que en otros -y si bien es legal, aunque con restricciones en algunos casos-,

su mero uso te puede llevar a ser considerado como sospechoso de actividades terroristas por parte de las autoridades policiales

¿A que es debido esto? Fácil: organizaciones terroristas, como Estado Islámico principalmente, han estado utilizando sistemas de encriptación para comunicarse entre grupos, una tecnología que habitualmente no es utilizada por los usuarios finales.

Por ello, su uso es considerado fuera de lo normal, y puede fácilmente llevar a los responsables policiales a preguntarse qué es lo que se esconde detrás de su uso en mensajes.

Fotos: Fotolia - profit_ / kras99

 
 
 
Temas en PGP
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49153 fans
  • Twitter
    2293
  • Google
    426
  •