Tecnología » NFC

Definición de NFC

Permite comunicar dispositivos con solamente acercarlos entre ellos a una distancia muy corta, de milímetros, facilitando la configuración de estos para una posterior comunicación sin tener que tocar ningún parámetro, además de proporcionar servicios como el pago mediante dispositivos móviles.

¿Cómo funciona?

La tecnología Near Field Communication (NFC, Comunicación de Campo Próximo en español) utiliza la inducción magnética para facilitar la comunicación y el intercambio de datos entre dos dispositivos.

Funciona a cortas distancias y altas frecuencias, en la banda de los 13,56 MHz, que es una banda no licenciada y, por lo tanto, abierta a todo tipo de usos. La antena de cada dispositivo que toma parte en la “conversación” se fabrica en forma de bucle.

Las conexiones NFC funcionan en tres modalidades: emulación de tarjeta (que hace que dispositivos como smartphones se comporten tal y como lo haría una smart card, que es el modo que nos permite realizar pagos -ver más adelante en sección Usos-), reader/writer (permite la lectura de tags NFC integrados en posters o etiquetas), y peer-to-peer (que es precisamente el modo que permite que dos dispositivos se intercomuniquen e intercambien información.

Los tags NFC antes mencionado son pequeñas etiquetas de materiales ligeros (parecidos a un plástico blando) que incluyen conectividad NFC con el objetivo de que puedan ser leídos por dispositivos como teléfonos móviles. Estos últimos, a veces, también pueden escribir información en el tag.

La utilidad de estos tags se encuentra, por ejemplo, en aplicaciones de trazabilidad de productos en almacenes y por parte de empresas de logística.

Usos

La tecnología NFC tiene diversos usos. Entre ellos, el primero es el de facilitar la configuración de la interconexión entre dos dispositivos que se conectan mediante Bluetooth, acercándolos a poca distancia. Es una forma muy rápida, fácil y cómoda de conectar dispositivos que recibe el nombre de “emparejar” los dispositivos.

Otra funcionalidad, que ya hace tiempo que existe pero que todavía se encuentra en proceso de popularización, es la de realizar pagos con el smartphone.

Para este uso, y además de necesitar un terminal que disponga de NFC, también deberemos poseer una tarjeta SIM (microSIM, nanoSIM) que permita la realización de pagos electrónicos (no todas tienen lo necesario para ello), y una aplicación con capacidad para ello.

Normalmente, a estas aplicaciones se les vincula una o varias tarjetas de crédito, de forma que la compra se acaba realizando, de hecho, con una tarjeta de crédito aunque el soporte físico utilizado sea el teléfono. Las mismas tarjetas de crédito realizadas en plástico ya no solamente incluyen los chips necesarios para llevar a cabo el pago, sino también comunicaciones inalámbricas por NFC que les permiten llevar a cabo las operaciones sin insertarlas en el terminal bancario.

El NFC también sirve a otros propósitos, como el de compartir contenidos, pasándolos de forma inalámbrica de un terminal a otro.

En este último caso, al tratarse de una conexión de velocidad baja, se acostumbran a intercambiar datos ligeros, como tarjetas de contacto o fotografías.

Fotos: iStock - mediaphotos / alexsl

 
 
Autor: Guillem Alsina González | Sitio: Definición ABC | Fecha: julio. 2016 | URL: https://www.definicionabc.com/tecnologia/nfc.php
 
Temas en NFC
 

Ahora en Tecnología

Redes Sociales