Definición ABC » Tecnología » ISP

+

Definición de ISP

Cuando te conectas a Internet, ya sea a través de módem (¿queda alguien ahí que lo haga de dicha forma?), ADSL/cable o bien a través de 3G/4G, hay toda una infraestructura detrás que te permite llegar a los contenidos y servicios que se ofrecen en la gran red de redes.

La cara más visible de esta infraestructura son una serie de empresas, grandes o pequeñas, que tendemos a asociar con las operadoras, pero cuyo perfil es más amplio.

Los ISPs (siglas que responden a Internet Service Provider) son empresas que proporcionan servicios de acceso a Internet a usuarios finales, ya sean estos particulares o empresas, o formas de presencia en la red (páginas web, direcciones de e-mail,...), o bien ambas.

Un ISP puede ser tanto una gran operadora que proporcione todos los servicios, como una pequeña empresa local que proporcione sólo un subconjunto de estos, con toda una gradación intermedia muy variada.

Cuando Internet empezó a popularizarse a principios/mediados de la década de los noventa del siglo pasado, mucha gente acostumbraba a contratar los diferentes servicios a compañías distintas, así como a confiar en una miríada de pequeños ISPs locales o muy locales.

La eclosión de los pequeños ISPs fue debida en buena parte a la dubitativa entrada de las operadoras de telecomunicaciones en el ámbito de Internet.

Por aquel entonces, la mayoría de nosotros funcionaba con módems (de 2.400 bps o 14.400 bps a lo sumo), llamando a números locales, por lo que las grandes operadoras telefónicas solamente debían ofertar un número de teléfono local con una infraestructura básica de acceso, mientras que los pequeños ISPs especializados podían explotar más su mayor flexibilidad para ofrecer packs completos de acceso y servicios añadidos.

El tamaño de las grandes operadoras también dilataba los cambios de estrategia corporativa y hacía que las novedades tardaran en ser incorporadas al catálogo de productos y servicios de estas, algo que contrastaba con la estructura mucho más pequeña de los ISPs locales y, por lo tanto, su flexibilidad para abordar los cambios.

Con el advenimiento de la tecnología ADSL y, todavía más, con la del cable, los pequeños ISPs empezaron a no poder seguir el ritmo de las grandes operadoras, que habían entendido que tenían que cambiar su modelo de negocio y flexibilizarse para adaptarse a las nuevas dinámicas de mercado.

A principios/mediados de la primera década del nuevo siglo, muchos ISPs de tamaño mediano fueron adquiridos por operadoras. Actualmente, un modelo de negocio que funciona bastante bien es que los ISPs ofrezcan servicio sobre la infraestructura de cobre o cable de las grandes operadoras, convirtiéndose así en operadoras virtuales.

La entrada en escena de la conectividad móvil a través de los smartphones también ha sido un campo minado para los pequeños ISPs, que no han podido entrar en este sector más que de forma virtual, como en el caso que acabamos de explicar, utilizando la infraestructura de una gran operadora.

El mercado que ha quedado a los ISPs locales o pequeños (recordemos que, a su vez, las operadoras también se comportan como ISPs, ya que siguiendo la definición, ofrecen servicios de acceso y presencia en Internet) es el de ofrecer servicios más a medida a empresas y particulares.

Si nos fijamos bien, aunque muchas empresas y particulares utilizan los servicios que van más allá de la pura conectividad que ofrecen las grandes operadoras, como el alojamiento web o el correo, son muchos más los que recurren a proveedores especializados en estas materias, ISPs que, dejando de lado total o parcialmente el aspecto de suministrar conectividad a sus clientes, se han volcado en ofrecer servicios más especializados de hosting (alojamiento de páginas web) y correo electrónico.

A nivel particular, muchos usuarios finales utilizan servicios de webmail gratuitos proporcionados por empresas como Google o Microsoft, de páginas web como WordPress o Blogger (Google), sobre la conexión de una operadora.

Un terreno en el que los ISPs siguen “jugando” es el de la infraestructura interna de la red de redes, lo que los usuarios no ven

Por ejemplo, el enrutamiento de paquetes, los servicios DNS para resolución de nombres de dominio... incluso existen ISPs de mayor o menor tamaño especializados en este tipo de servicios, algunos no trabajando con el usuario final, si no con grandes proveedores y operadoras.

Fotos Fotolia: Maria / D_V_A

 
 
 
Temas en ISP
 

Redes Sociales