Tecnología » Impresión 3D

Definición de Impresión 3D

La impresión 3D es aquel proceso mediante el cual, un cable de un material generalmente es un plástico o derivado, se moldea por adición para tomar una forma específica que se corresponde a unos planos desarrollados por computadora.

El proceso

Lo que se hace es calentar el material plástico a una temperatura determinada hasta que se puede verter para que tome una forma determinada, solidificandose al enfriarse.

Existen una gran variedad de métodos para calentar los materiales con los que se imprime, como fundir el material, o utilizar un láser o distintos tipos de rayos (haz de electrones, ultravioletas).

Una vez fundido y moldeable, lo que hace la impresora es verter el líquido o semi-líquido resultante en forma de capas sucesivas según las instrucciones dadas por el programa informático que sigue los planos creados por el diseñador.

También se pueden llegar a utilizar materiales distintos, como papel, yeso, cemento o metales, aunque son los menos comunes y los más especializados.

Y, finalmente, podríamos hablar de las impresoras 3D de comida, para las cuales el material base es el alimento crudo y cuyo resultado es un plato cocinado, en la línea de los llamados “robots de cocina”.

Para imprimir en 3D en una impresora pequeña/media de tipo doméstico, en primer lugar hay que llevar a cabo un proceso de alineación de la plataforma con el cabezal y que la distancia entre ambos sea la adecuada.

También hay que calentar ambos elementos a una temperatura que sea la adecuada para el proceso. Durante la impresión, deberemos monitorizar que los parámetros de temperatura sean siempre los adecuados.

El uso de tecnología de impresión 3D es ya a día de hoy una realidad, utilizada tanto a nivel industrial como en el entorno doméstico, aunque por el coste de las impresoras y materiales, esto último es menos común.

En el terreno industrial, se pueden realizar piezas a medida para maquinaria y otros usos, de forma que se ahorra tiempo y dinero en la creación de moldes para después fabricar, por inyección, lo que a lo mejor solo se necesita un sólo ejemplar.

La fabricación de prototipos de máquinas, bienes de consumo y otros es una funcionalidad que la impresión 3D cubre a la perfección

En el terreno médico, la impresión 3D permite la fabricación, de forma barata, de prótesis adaptadas a las necesidades del consumidor. Se está experimentando también con la fabricación de órganos artificiales, ya que de esta forma se podrán producir en los mismos hospitales y centros médicos, evitando caros traslados.

En el ámbito doméstico, las impresoras 3D permiten la fabricación de piezas necesarias para pequeños arreglos, así como piezas y figuras para hobbies como figuritas de coleccionista, o partes de drones, por citar solo algunos.

Un tema aparte en las posibilidades de la impresión 3D es la impresión de comida. Y es que la cocina del futuro podría ser una estancia centrada alrededor de la impresora 3D, y no de los fogones.

Actualmente existen impresoras capaces de preparar, con solvencia, pizzas, pasta, e incluso deliciosos postres y galletas.

En definitiva, sólo podemos imaginar una pequeña parte de las tareas que las impresoras 3D pueden llevar a cabo hoy y que llevarán a cabo en el futuro.

Fotos: iStock - zorazhuang / Savas Keskiner

 
 
Autor: Guillem Alsina González | Sitio: Definición ABC | Fecha: agosto. 2016 | URL: https://www.definicionabc.com/tecnologia/impresion-3d.php
 
 

Ahora en Tecnología

Redes Sociales