Definición ABC » Tecnología » Disquete

+

Definición de Disquete

Hoy en día estamos muy acostumbrados al uso de pendrives (unidades de almacenamiento que utilizan la tecnología flash) de varios “Gigas”, pero dicha tecnología es relativamente reciente, y hubo un tiempo en el cual el almacenamiento de datos se limitaba a bastante menos de medio Megabyte (sí, has leído bien). Y lo mejor es que, entonces, nos parecía más que suficiente.

La tecnología empleada tampoco era la misma que ahora, y se basaba, como en el caso de los discos duros, en grabación magnética por polarización de una superficie en forma de disco (como los de vinilo pero hechos de un material distinto, flexible y protegido por una funda).

Los primeros discos fueron de ocho pulgadas y con capacidad para poco menos de 80 KB, lanzados en 1971

y de sólo lectura, un formato que fue evolucionando con el tiempo y del cual, en 1977, se lanzó su última variante, capaz de llegar a almacenar un total de 1,2 MB de datos.

No obstante, este tamaño de disco difícilmente saldría de los centros de cálculo y las empresas, ya que llegó y fue sustituido antes de la popularización de las PCs a nivel doméstico. Y el tamaño de disco que lo sustituyó fue el de

cinco pulgadas y cuarto (5¼”), inicialmente con una capacidad de 110 KB, pero que llegó al público masivo con 360 KB,

y que con el tiempo llegó a una capacidad de 1,2 MB en 1984 (había nacido en 1976), sin contar el disco de 5¼ perpendicular de 1986 con capacidad para 100 MB, el cual vio poca aplicación comercial.

Entonces, y con el despuntar de los PCs, la mayoría de las máquinas lanzadas al mercado montaban una “disquetera”, una ranura en la cual se insertaba el disco, llamado flexible ya que tanto el material del que estaba hecho el disco en sí, como la cubierta plástica, podían doblarse totalmente (como un papel), lo que tampoco era aconsejable para la salud del disco y la legibilidad de los datos.

Como experiencia personal, debo decir que llegué a “planchar” durante varios días bajo volúmenes de una enciclopedia un par de discos doblados por un amigo y que, al final del proceso, pude llegar a salvar parte de los datos almacenados en uno de ellos.

El siguiente formato en nuestra evolución paulatina de los disquetes fueron

los de tres pulgadas y media, lanzados en 1982 con una capacidad de 264 KB, pero que comercialmente llegaron a la mayoría de los consumidores con una capacidad de 720 KB, aunque la evolución de HD (alta densidad) de 1987 con una capacidad de 1,44 MB fue la que realmente se convirtió en más popular

y claramente en sinónimo de la palabra disquete.

Durante mucho tiempo, a lo largo de la década de los ochenta, hubo una dicotomía entre discos de 5¼ y 3½, con cierta rivalidad incluso entre usuarios poseedores de uno de los sistemas (algo así como las rivalidades existentes entre poseedores de un sistema de videoconsolas u otro).

Al principio, muchas revistas de computación que se vendían en quioscos incluían programas grabados en un disco de 5¼, aunque podías pedir, vía correo y pagando, que te mandaran la versión en 3½. Con el paso de los años, la situación se invirtió, y hubo un momento en que la posibilidad de solicitar los discos de 5¼ desapareció.

Mientras, muchos sistemas informáticos (como una computadora que yo mismo tuve) incluyeron dos disqueteras, una de cada tipo, de forma que era fácil intercambiar contenidos con todo el mundo.

Pese a que fueron lanzados al mercado algunos discos de alta capacidad basados en la misma tecnología magnética del disquete, estos ya no tuvieron el éxito esperado

ofuscados por una tecnología mucho más pujante, la óptica, que llegó al mercado en la forma del CD-ROM.

Al disquete le había pasado su tiempo y, progresivamente, fue retirado del mercado, hasta que en el 2000 fue descatalogado.

No obstante, y como las cintas de vídeo, sé que todavía hace poco se fabricaban aún disquetes; muchas infraestructuras críticas, incluso centrales nucleares, funcionan con computadoras de la era de los ochenta, las cuales montan unidades de disquete, y no es tan fácil sustituirlas, por lo que muchas veces se prefiere conservarlas.

Igualmente pasa en la industria bancaria, en la cual se mantienen muchos programas y sistemas computacionales antiguos, necesitando para ellos disquetes además de recambios y programadores altamente especializados.

Larga vida, pues, al disquete, incluso después de su muerte oficial.

Fotos: Fotolia - Jemastock / Jat306

 
 
 
Temas en Disquete
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49186 fans
  • Twitter
    2291
  • Google
    434
  •