Tecnología » Blockchain

Qué es Blockchain

Como con tantas otras cosas que se ponen de moda, últimamente se escucha mucho el término Blockchain, a veces referido a las criptomonedas electrónicas y, otras veces, referido a la estampación de firmas con confianza en documentos electrónicos. Pero ¿en qué consiste realmente?

Blockchain (cadena de bloques, en inglés) comprende una base de datos distribuida en la que cada ítem de la base de datos dispone de un sello de tiempo y de un enlace a un documento anterior, de forma que una vez sellado dicho ítem, es imposible -teóricamente- modificarlo.

Es por ello, por la gran seguridad, fiabilidad y verificabilidad que aporta, que el Blockchain se utiliza en este tipo de aplicaciones, las cuales necesitan de una alta fiabilidad para que no se produzcan falsificaciones.

La estampación del tiempo en la operación (denominada transacción en el argot de Blockchain) permite que las cadenas de bloques almacenen información de la que nos interesa realizar un seguimiento temporal por algún motivo.

Un ejemplo de estos sería un contrato que debe renegociarse anualmente y que, por lo tanto, varía una vez cada doce meses.

Al ser una base de datos distribuida, los ítems son replicables en diversas computadoras.

Esto lleva a que, al encontrarse cada uno de los datos en varios servidores o computadoras, y su sincronización se produzca casi simultáneamente, es muy difícil poder falsificarlos todos a la vez y, de conseguirlo con uno de los registros, sería fácil detectar el error y evitar que este se propague.

Eso sí, cuando se realiza una modificación autorizada, es muy fácil realizar la validación de la autorización y modificar todos los registros de forma simultánea.

Otra característica interesante del Blockchain es que la información no se borra; cuando hablamos de modificaciones, estas son realizadas mediante adición.

Es decir, la única operación que se realiza es la adición de datos, por lo que el Blockchain almacena todo el histórico del documento o el ítem y de las modificaciones que hemos ido aplicando sobre él.

Es un concepto relativamente moderno, que fue inventado en 2009 para ser utilizado en la famosa criptomoneda Bitcoin.

El objetivo de esta construcción era verificar las transacciones, de forma que estas no pudieran ser modificadas a posteriori para, por ejemplo, añadir un cero detrás de alguna de las cifras...

De la forma más adecuada, simple y breve que se ha definido al Blockchain es como un “notario”, que da fe de operaciones de forma que sea imposible modificar su resultado a posteriori.

Además, al disponer de todo el histórico de las transacciones, podemos reconstruir el historial para detectar algún problema que haya surgido y que haga que no cuadren las cuentas.

Otro uso que se le ha dado es la firma de contratos.

Cada una de las partes puede estampar su firma digital, y toda la operación es guardada en un bloque de la cadena, que es el que da fe que aquel contrato ha sido firmado. Como he explicado antes, también puede almacenar contratos que se renuevan con el tiempo en los que haya que hacer cambios.

Las Blockchains pueden ser públicas o privadas.

Como ya podemos intuir, las públicas son consultables por cualquier persona, mientras que las privadas tienen un acceso restringido a una serie limitada de personas o entidades.

También podemos clasificarlas por ser con o sin permiso.

En el primer caso, con permiso, no todas las entidades que tienen acceso a la cadena de bloques pueden realizar transacciones, mientras que en el segundo (sin permiso), cualquiera de las entidades que participan en la Blockchain pueden realizar transacciones.

Fotos: Fotolia - jesussanz / beebright

 
 
Autor: Guillem Alsina González | Sitio: Definición ABC | Fecha: enero. 2018 | URL: https://www.definicionabc.com/tecnologia/blockchain.php
 
Temas en Blockchain
 

Ahora en Tecnología

Redes Sociales