Tecnología » Arquitectura ARM

Definición de Arquitectura ARM

No os extrañe que no os suene este término, aunque la mayoría de vosotros sois usuarios de un dispositivo que funciona con un microprocesador que cumple con esta arquitectura, ya que es la que equipa la gran mayoría de las CPUs para dispositivos móviles como smartphones y tablets.

Esto es así gracias a las características intrínsecas de esta arquitectura, que requiere de una menor alimentación eléctrica, disipa menos calor, y requiere de menos espacio, tres puntos cruciales para un dispositivo móvil

Mientras que la arquitectura x86 está basada en un modelo CISC (Complex Instruction Set Computer) en el cual las instrucciones son más largas y complejas, consumiendo más ciclos de reloj y energía, la arquitectura ARM sigue el modelo RISC (Reduced Instruction Set Computer), con instrucciones más breves y que se procesan más rápido.

Ambas tienen sus ventajas e inconvenientes: al ser más complejas las instrucciones en x86, pueden hacer más cosas y, por lo tanto, se incrementa la potencia del micro y se simplifica su programación.

Es por ello que, pese a haber ejemplos de uso de la arquitectura ARM en dispositivos de escritorio o servidores, estos son campos en los cuales ha triunfado la arquitectura x86, mientras que las ventajas de ARM son más adecuadas para los dispositivos móviles, en los que ha acabado triunfando.

Otra diferencia entre ambas arquitecturas es su modo de comercialización: propiedad cerrada vs. licencia

Mientras que Intel, AMD o Cyrix han desarrollado sus soluciones x86 in-home y cada una ha tenido que “espabilarse”, ARM Holdings (la empresa que se encuentra tras el desarrollo de la arquitectura ARM) diseña cada generación de esta pero no fabrica chips, licenciando sus derechos a otras empresas.

Es así como encontramos una miríada de fabricantes que producen CPUs y soluciones basadas en ARM, como Qualcomm, Samsung, NVIDIA, MediaTek, Texas Instruments o incluso Apple entre otras, ya que todas y cada una de ellas ha adquirido una licencia de fabricación a ARM Holdings.

Cada uno de estos fabricantes introduce las mejoras que cree conveniente en sus diseños, personalizando así los chips y mejorando los apartados que estima conveniente, diferenciándose con ello de la competencia que también trabaja con ARM. De esta forma, los distintos licenciatarios pueden diferenciarse entre ellos en el mercado y de cara al consumidor.

Inicialmente de 32 bits, la arquitectura ARM ha vivido -al igual que la x86- su paso a los 64 bits

El advenimiento del paradigma de la Internet de las cosas (IoT) ha dado todavía más oportunidades a la arquitectura ARM gracias a su bajo consumo energético. Así, fabricantes como NVIDIA o Qualcomm han lanzado soluciones para coches, por ejemplo.

El éxito de la arquitectura ARM también ha sido una de las causantes del abandono de la arena de la movilidad por parte de Intel, ya que la compañía californiana sentía que era incapaz de competir con las ventajas de los chips ARM, y su oferta había sido escasamente adoptada por parte de fabricantes y consumidores.

En cuanto al software, ARM disfruta de una gran variedad de plataformas adaptadas a esta arquitectura, siendo tal vez la principal GNU/Linux, un sistema operativo que sirve de base para Android

Y el sistema del robot verde es el más utilizado por fabricantes y usuarios en sus dispositivos. De hecho, y pese a contar con versión PC, Android se mueve “como pez en el agua”.

Fotos: Fotolia - willypd / barameefotolia

 
 
Autor: Guillem Alsina González | Sitio: Definición ABC | Fecha: octubre. 2016 | URL: https://www.definicionabc.com/tecnologia/arquitectura-arm.php
 
 

Ahora en Tecnología

Redes Sociales