Definición ABC » Tecnología » API

+

API - Definición, Concepto y Qué es

Aunque a veces pueda parecernoslo, las aplicaciones informáticas, los programas, así como los servicios online, no son estáticos y cerrados, sino que también permiten que otros desarrolladores los aprovechen para crear sus propias soluciones, complementando la original.

Para ello, proveen de un mecanismo que permite a los programadores y a cualquier persona o empresa interesada, interactuar con él mediante una interfaz que se puede aprovechar desde otros programas.

Dicha interfaz es lo que se conoce como API, siglas de Application Program Interface.

Una API de un programa o sistema operativo constituye un mecanismo que facilita, mediante llamadas a funciones, implementar interacción entre la aplicación que proporciona dichas funciones (y la API) y otra aplicación, del mismo o de otro fabricante

Pongamos un ejemplo que a todo el mundo le resultará familiar: aunque uno no sea usuario de Facebook, seguro que sabe que en esta red social es posible jugar a distintos juegos, o incluso tal vez ya está harto de descartar invitaciones para el famoso Candy Crush...

Estos juegos funcionan dentro de la misma plataforma de Facebook, pero no son creados por la empresa de Mark Zuckerberg. Entonces, ¿cómo puede ser que funcionen?

Bien simple: Facebook pone a disposición de los desarrolladores una API que permite interactuar con la red social, sus funcionalidades y datos. De esta forma, en primer lugar, podemos programar y ejecutar el juego, y, en segundo, este puede acceder a datos de nuestro perfil (la famosa petición de permisos) o habilitar las partidas contra otros jugadores que también son usuarios de Facebook.

Históricamente, el término API se desarrolla ya en los años 70 para los entornos de computación gráfica, pero tal y como las entendemos hoy, despuntan entre finales de los 90 y principios del siglo XXI

Y lo hacen junto a la eclosión de la microinformática y las técnicas -y sus correspondientes tecnologías- de programación modernas.

También se debió a la necesidad de optimizar las aplicaciones y liberar al programador de la tarea de volver a implementar funcionalidades ya previamente implementadas, ahorrando no solamente tiempo y esfuerzo, sino también valiosos recursos de ejecución.

Para utilizar una API desde un programa, la empresa responsable del software, servicio online o sistema operativo que ofrece dicho servicio debe proporcionar la información necesaria para conocer los detalles de funcionamiento de la interfaz, así como herramientas para poder aprovecharla

Normalmente, esto se hace mediante documentación que detalla las funciones que pueden ser llamadas, y los parámetros que se requieren, la información que debe pasarse a la función para que esta pueda trabajar de forma correcta.

También es habitual la disponibilización de paquetes de software (los llamados SDK, por ejemplo) que incluyen recursos que pueden ser necesarios o complementar a las APIs.

Con la evolución tecnológica, del software y los dispositivos, las APIs también han extendido el concepto original para abarcar no solamente sistemas operativos y aplicaciones, sino también apps móviles y servicios online

De esta forma nos encontramos, por ejemplo, con apps y servicios online que utilizan nuestras credenciales de Facebook para inscribirnos como usuarios y validarnos en el sistema, ya que desde Facebook proporcionan una API para utilizar su login.

Otro ejemplo de API proporcionada por el sistema operativo es la que nos permite, en aplicaciones para computadora y apps móviles que se ejecuten sobre un dispositivo que disponga de lector de huellas digitales, utilizar el reconocimiento de huella para identificar y validar al usuario.

Fotos: Fotolia - Everythingpossible / Thep Urai

 
 
 
Temas en API
 

Redes Sociales