Definición ABC » Social » Venganza

+

Definición de Venganza

venganzaLa venganza es un acto afectivo que está motivado por la ira de quien se ha sentido humillado y quiere devolver el daño padecido de una forma consciente a través de un plan vengativo. La venganza es contraria al perdón de quien es capaz de disculpar un acto humano porque sabe que la venganza no trae nada bueno a largo plazo. La persona que se venga lejos de sentirse bien consigo misma después de un acto de este tipo, se siente peor. Porque la violencia solo genera violencia.

Un impulso que hay que saber controlar

El deseo de venganza es ese impulso que surge en el corazón ante ciertas situaciones. Por ejemplo, cuando una persona es víctima de una infidelidad puede querer pagar al otro su error con la misma moneda. Sin embargo, ese impulso inicial que surge a partir de un sentimiento tan humano como la ira debe de ser medido y deliberado con la capacidad racional del ser humano que puede poner en su contexto adecuado un sentimiento valorando las consecuencias de los actos.

Mientras que el perdón se basa en el bien. Por el contrario, la venganza se basa en el mal. La felicidad humana siempre conecta con la línea del bien porque el bien produce efectos positivos en el corazón de forma inmediata en forma de autoestima, satisfacción, ilusión, alegría, bienestar emocional y paz.

Despejar la mente para reencontrar la paz interior

VenganzaLa venganza es el reflejo del resentimiento porque el rencor es como un fuego que se extiende cuando se alimenta a través del pensamiento negativo. Por ello, para recuperar la tranquilidad en un momento de ira es importante hacer algo para desconectar de lo sucedido y alcanzar la paz interior. Por ejemplo, practicar deporte, dar un paseo largo por un lugar tranquilo de la ciudad, meditar, realizar ejercicios de visualización, charlar con un amigo ajeno al confllicto sobre lo que ha sucedido.

La dificultad de manejar las emociones puede tornarse grave

Es un acto de madurez y de inteligencia emocional poder controlar los impulsos a través de la inteligencia emocional. Mientras que los niños superan sus enfados con mucha naturalidad en cuestión de un rato, por el contrario, el adulto puede dejarse arrastrar por el orgullo y la vanidad. Como decía Sócrates, es peor cometer la injusticia que padecerla. Por eso, cuando una persona es víctima de un acto injusto no debe pensar en pagar con la misma moneda.

Siempre priorizar el diálogo, expresar lo que uno siente y escuchar también a la otra parte

El mejor camino para resolver un conflicto personal es el diálogo y el perdón que acorta distancias a nivel personal.

 
 
 
Temas en Venganza
 

Redes Sociales