Definición ABC » Social » Tumbar

+

Definición de Tumbar

Existen distintas posturas que muestran una posición corporal concreta. Las personas nos tumbamos cada día cuando nos echamos en la cama para descansar durante la noche y dormir. Además, muchas personas también se tumban en el sofá para ver la televisión durante un rato o para echarse una siesta de media hora. Durante los meses de calor en los viajes a la playa, muchos turistas disfrutan de su relax al ir a la playa y tumbarse en su toalla para tomar el sol durante un rato.

Un placer muy agradable es el de tumbarte sobre el césped del jardín de casa, de un parque público o en el campo para observar el cielo y contemplar su belleza. Este es uno de los ejercicios de bienestar más relajantes. Hoy en día se imparten cursos sobre técnicas de relajación en los que se ofrece al alumno información sobre cómo afrontar el estrés y alcanzar la calma mediante el control de la respiración.

Durante la realización de algunos de los ejercicios, los alumnos se tumban sobre una esterilla puesta en el suelo buscando una posición cómoda para realizar algunas de las dinámicas propuestas en clase.

Reposo y quietud

Desde el punto de vista de la salud, los médicos recomiendan reposo como medicina para potenciar la recuperación después de una dolencia concreta, por ejemplo, la gripe. Este reposo implica que el paciente esté tumbado en la cama descansando durante más tiempo del habitual

Además, también podemos cambiar de posición en casa un elemento decorativo o los libros. Por ejemplo, al colocar los libros en las estanterías en posición horizontal, dicho material está tumbado. Si volcamos un vaso sobre la mesa también lo tumbamos sobre la superficie.

Tumbar el ánimo

Tumbar-2Desde un punto de vista coloquial no solo podemos decir que estamos tumbados a nivel corporal sino que este concepto también puede aplicarse por extensión al ámbito emocional. Mientras que la alegría eleva el ánimo, por el contrario, la decepción, la tristeza y la envidia tienen el poder de tumbarlo en un primer momento como muestra el desánimo.

Por ejemplo, podemos decir que un disgusto ha tumbado nuestro ánimo y que nos ha dejado sin fuerzas. Una persona también puede tumbar a otra como consecuencia de un golpe que le hace perder el equilibrio.

Este tipo de situación es muy visual en el boxeo, por ejemplo. En otro contexto, una persona también puede estar tumbada después de una caída como consecuencia de un tropiezo que le hizo caer al suelo.

Fotos: iStock - Mladich / miodrag ignjatovic

 
 
 
Temas en Tumbar
 

Redes Sociales