Definición ABC » Social » Síndrome de Simón

+

Definición de Síndrome de Simón

El síndrome de Simón muestra la tipología de un hombre que tiene entre 30 y 40 años y cuyo objetivo fundamental de vida en el presente es divertirse y pasárselo bien como un eterno adolescente.

Este síndrome tiene algunas características propias: hombres solteros que gozan de las bondades de estar sin pareja como un auténtico placer emocional. Priorizan las relaciones breves antes que los amores estables o el compromiso de una relación formal.

Hombres egocéntricos

Sin embargo, con frecuencia, esta soltería enmascara la inmadurez emocional del protagonista para comprometerse con una relación y asumir los riesgos de esa historia.

Además del disfrute de la libertad durante el tiempo de ocio, el protagonista también muestra una prioridad esencial por su desarrollo profesional, hasta el punto de que su vida puede llegar a girar en torno a lo laboral. El plano económico es importante para una persona que se encuentra en este punto puesto que este estilo de vida requiere de un presupuesto que refleja un punto de vista materialista y consumista.

La vida profesional es importante, sin embargo, el error del hombre que sufre el síndrome de Simón es que está sacrificando su vida personal por un éxito que idealiza, por la búsqueda de un estatus que no puede llenar otras carencias internas.

Es una persona narcisista, vive centrada en sí misma a partir de un ego que es diferente a la autoestima. Es decir, como ocurre en el mito de Narciso, la persona vive tan obsesionada consigo misma que distorsiona la realidad a partir de una subjetividad muy limitada.

Por tanto, Simón es el acrónimo de todos estos elementos de la personalidad: soltería, inmadurez, materialismo, obsesión por el triunfo y narcisismo. Detrás de un perfil de estas características no solo puede estar un hombre soltero que se encuentra en la década de los 30 a los 40, sino también, un hombre separado.

Inmadurez emocional

El ego propio de este tipo de personalidad se muestra en el hecho de que el hombre se busca a sí mismo en cada acción que realiza. Por ejemplo, cuando está con una mujer, busca reafirmarse a sí mismo en su atractivo físico.

El universo afectivo es su gran asignatura pendiente, de hecho, tiene tanto pánico al compromiso que lo evita. Desde el punto de vista profesional, aspira a mantener un buen estatus social porque su propio ego se alimenta de la búsqueda de admiración externa. Sin embargo, es infantil e inmaduro en el plano de las relaciones de pareja. Tiene dificultades para expresar sentimientos e implicarse en una historia alcanzando el plano de la intimidad anímica.

Este perfil psicológico también tiene su versión en femenino que en ese caso se denomina como Síndrome de Laura.

Foto: Fotolia - AJR

 
 
 
Temas en Síndrome de Simón
 

Redes Sociales