Definición ABC » Social » Prostituta

+

Definición de Prostituta

Una prostituta es aquella mujer que presta servicios sexuales sin que medie ningún tipo de afecto o cariño con la otra persona, y a cambio ésta última le entrega una determinada suma de dinero o cualquier otro tipo de retribución que implica un beneficio económico para quien da el servicio.

Mujer que vende servicios sexuales

La prostituta practica la prostitución, tal como se llama a la actividad a partir de la cual una persona ofrece servicios sexuales a cambio de una suma de dinero.

Será tan prostituta aquella mujer que se para en una esquina y le ofrece a cada uno que pasa su servicio como aquella mujer que se entrega sexualmente a otro porque pactó la entrega de algún bien económico.

La prostitución es una actividad, una profesión, en la cual la persona que la despliega le concede a otro individuo que le paga actividades sexuales.

Trabajar de manera autónoma o bajo la presión de un proxeneta o red de trata

Las prostitutas pueden llevar a cabo su actividad de manera independiente, es decir, son ellas mismas las que acuden a lugares nocturnos o a determinados barrios en los que exhiben su cuerpo para así atraer a los clientes.

En esta modalidad la prostituta es su propia jefa y no debe rendirle cuentas a nadie.

Mientras que también es corriente que las prostitutas trabajen bajo la órbita de un proxeneta, que normalmente es un hombre que les consigue trabajos y cobra un porcentaje de los clientes que la prostituta atiende.

Sin lugar a dudas esta modalidad es una de las que más complicaciones le genera a la prostituta porque terminan siendo esclavas de los proxenetas quienes las explotan y las maltratan y prácticamente no les dejan ganancias.

Por otra parte, hay muchas prostitutas que ejercen su trabajo en lugares especializados llamados prostíbulos.

Los mismos cuentan con espacios destinados a la exhibición de la mujer, pistas de baile donde la prostituta seduce a los potenciales clientes.

Y también disponen de otros espacios privados a los que la prostituta y el cliente acuden para mantener relaciones sexuales, una vez que acordaron la prestación del servicio.

La de la prostitución es una ocupación que se practica desde tiempos inmemoriales, prácticamente desde que el hombre es hombre ha existido y aunque siempre ha estado rodeada de polémicas y quienes la despliegan han padecido y padecen discriminación, no se vislumbra de ningún modo su erradicación ni mucho menos.

Así por ejemplo, en tiempos del imperio romano era sumamente popular la práctica de la prostitución religiosa que consistía en practicar sexo pero en el marco de algún precepto religioso.

Si bien la prostitución es un trabajo que hacen tanto hombres como mujeres, cabe destacarse, que es más recurrente que las mujeres lo practiquen.

Mientras que a la mujer que la lleva a cabo se la designa como prostituta, al hombre se lo llamará genéricamente como prostituto y dependiendo del lugar del mundo nos podremos encontrar con denominaciones especiales como ser: gigoló, taxiboy o chapero.

Ahora bien, es importante mencionar que a pesar que el ejercicio de la prostitución se haya sumamente instaurado en las sociedades de todo el mundo, el mismo no es legal ni está bien considerado por la mayoría y además suele estar asociado a otros delitos como el narcotráfico y la trata ilegal de personas.

Excepto en Alemania y en Holanda donde la actividad está regulada, en el resto del mundo todavía sigue siendo una actividad ilegal.

En los lugares del mundo en los que la prostitución está regulada, las trabajadoras sexuales cuentan con la posibilidad de acceder a cobertura médica y también tienen la obligación de pagar impuestos por su trabajo.

En tanto, la prostitución admite una variedad de propuestas sexuales: heterosexual, homosexual, travestismo y transexualismo, entre otros.

Es importante que mencionemos que la prostitución puede ejercerse de manera voluntaria, es decir, quien la ejerce lo decide per se y no es obligada por nada ni nadie a hacerlo, mientras que por otro lado la mujer puede ser obligada a practicarla, ya sea a instancias de un proxeneta o de una red de trata de personas.

Las redes de trata han ido proliferando en el mundo entero y consiste en una actividad ilegal cuyo fin es lucrar con la explotación sexual de las personas a las que somete.

 
 
 
Temas en Prostituta
 

Redes Sociales