Definición ABC » Social » Procrastinación

+

Definición de Procrastinación

La palabra que analizamos es un cultismo y como tal no forma parte del lenguaje cotidiano. En cuanto al término, proviene del latín y está formado por el prefijo pro, que quiere decir hacia delante, y el adverbio cras, que significa mañana. Por lo tanto, la acción de procrastinar consiste en dejar para mañana o para luego una obligación. En otras palabras, se trata de no hacer algo por pereza o sustituir una obligación por algún entretenimiento placentero.

Ejemplos habituales de procrastinación

En mayor o menor medida todos procrastinamos y, por lo tanto, dejamos de cumplir con nuestras obligaciones en algunos momentos. Este fenómeno puede presentarse de varias maneras.

- Cuando sabemos que tenemos que hacer gestiones burocráticas, pero decidimos aplazarlas para otro momento.

- Cuando utilizamos cualquier tipo de excusa para no asumir ciertas tareas (por ejemplo, en relación con el estudio, la actividad profesional o las tareas del hogar).

- Cuando decidimos posponer una obligación porque la consideramos estresante o perjudicial por algún motivo (por ejemplo, sabemos que deberíamos ir al dentista pero esta idea nos causa un cierto malestar y preferimos no ir).

La procrastinación suele tener un grado moderado pero en algunos casos se puede convertir en un problema de cierta gravedad

Imaginemos que alguien tiene la costumbre de aplazar sus obligaciones. Como es lógico, este hábito traerá consecuencias muy negativas, pues las obligaciones incumplidas van acompañadas de sanciones, multas, inconvenientes y, en definitiva, problemas de toda índole.

Consejos para evitar la procrastinación

- Evitar las comidas a deshoras (la comida es una tentación y una buena excusa para perder el tiempo).

- Alejar el celular y cualquier objeto que nos distraiga de nuestras responsabilidades.

- Acostarse temprano, ya que así es más fácil madrugar y realizar todo aquello que tenemos previsto.

- Utilizar “post it” en lugares visibles para especificar en ellos las tareas que debemos realizar (esta forma de recordatorio es una estrategia para no auto-engañarnos y decirnos que no recordábamos algo).

- Realizar las actividades diarias (estudio o trabajo) con tiempos de descanso breves.

- Utilizar algún sistema organizativo (por ejemplo, anotar en una agende lo que tenemos que hacer cada día).

- Auto-motivarse para no caer en ninguna tentación que nos distraiga de nuestra responsabilidad.

Fotos: Fotolia - Lorelyn Medina / PrettyVectors

 
 
 
Temas en Procrastinación
 

Redes Sociales