Definición de Principios

1. Los principios son un conjunto de valores propios de cada individuo que sirven de base para su comportamiento, a lo que generalmente están vinculados a preceptos socioculturales y legales.Ejemplos: A) ‘Va en contra de sus principios aceptar sobornos por su trabajo’. B) ‘Mis principios no me permiten dejar sola a mi madre en su vejez’.

2. Al referirse a una institución o corriente de pensamiento, los principios son el cuerpo de alineamientos en los que se basa su trabajo. Ejemplos: A) ‘El Derecho se basa en la búsqueda por el orden a partir de impartir justicia sin criterios de discriminación sobre los ciudadanos que forman parte de la sociedad en la que se rigen sus leyes’. B) ‘Los principios del liberalismo son la libertad y la igualdad’.

Etimología: Por el latín principium, asociado al término princeps, en cuanto ‘obra original, primera’, ‘figura de autoridad’, regido por el prefijo pri-, de primus, por ‘primero’, acompañado del sufijo -ceps, derivado del verbo capere, por ‘tomar’, ‘capturar’.

Cat. gramatical: Sustantivo masc.
En sílabas: prin-ci-pios.

Principios

Lilén Gomez | Sept. 2022
Profesora en Filosofía

PrincipiosLa noción de principio (del latín principium, asociado a “comienzo”, “fundamento”) hace referencia tanto al origen de algo en términos temporales, es decir, su inicio; como a las bases sobre las cuales se apoya determinada idea o concepto, a saber, su fundamentación.

Muchas veces, para explicar un fenómeno se recurre a las causas que lo han originado, de manera tal que, en la explicación, confluyen las dos acepciones del término principio. Así, el porqué de un hecho, en muchos casos, se remite a sus inicios. Por otra parte, se llama principios al conjunto de valores éticos o morales sobre los cuales se apoyan las conductas y decisiones de los sujetos.

Los principios en la ciencia

En las ciencias, se habla generalmente de principios para hacer referencia a aquellas afirmaciones que son aceptadas como evidentes, sin necesidad de ser demostradas. Los principios son, entonces, afirmaciones fundamentales no demostradas ni tampoco demostrables. En el marco del denominado método axiomático, para el caso de las ciencias formales, o del método hipotético-deductivo, para las ciencias empíricas, los principios son denominados axiomas y se definen por dos características: por un lado, ser considerados verdaderos y, por otro, ser considerados puntos de partida. A partir de todos los enunciados derivados de los principios —a saber, los teoremas—, se conforman las teorías, de manera deductiva.

Este tipo de método científico se remonta al paradigma de Aristóteles (384 a. C. – 322 a. C.), quien consideraba que la estructura de las ciencias debía ser demostrativa. Hacia el siglo XIX, el procedimiento deductivo será criticado por distintas corrientes, las cuales sostenían que la aceptación de ciertos principios sin una evidencia suponía un problema ineludible; no obstante, tales críticas no han derivado en el rechazo del método.

La teoría aristotélica de los primeros principios

El filósofo griego Aristóteles define a la Metafísica como la ciencia —es decir, el razonamiento por el cual se alcanza la sabiduría, en tanto forma más elevada del conocimiento— que versa acerca de las causas y principios primeros. Tales principios se caracterizan por ser verdaderos por sí mismos y son llamados primeros puesto que, a su vez, son indemostrables. Esto es posible en la medida en que se trata de principios inmediatos y primitivos, que conocemos por su propia naturaleza, sin necesidad de una causa anterior. Los primeros principios son captados, así, de un modo puramente intelectual e intuitivo; una vez alcanzados, se establecen como premisas para la construcción del corpus de cada ciencia particular, por medio de la deducción silogística.

En este sentido, la metafísica aparece como la más amplia de las ciencias, puesto que estudia los principios básicos sobre los que se apoyan, a su vez, los principios de todas las ciencias particulares. Las causas primeras —término equivalente al de principios primeros—, se dividen en cuatro tipos: la sustancia o esencia (causa formal), la materia o el sustrato que recibe la forma (causa material), el movimiento (causa eficiente) y la finalidad (causa final).

Los principios lógicos

Desde el punto de vista de la lógica clásica, existen tres principios básicos esenciales para el pensamiento racional, sin los cuales no sería posible el conocimiento. Estos principios tradicionales se conocen bajo el nombre “principio de identidad”, de “no contradicción” y de “tercero excluido”. Por identidad se entiende a la igualdad entre dos cosas, no en tanto dos entidades resultan semejantes o parecidas, sino en el caso en el que dos signos (por ejemplo, “a” y “b”) refieren a la misma entidad (en ese caso, podemos afirmar que “a” y “b” son idénticos, es decir que “a = b”).

Por su parte, el principio de no contradicción implica que, si el principio de identidad se cumple, entonces no es verdadera la afirmación de algo y su contrario, porque toda entidad es idéntica a sí misma (“a=a”). Así, no puede afirmarse con verdad algo y su negación al mismo tiempo o, en otros términos, no es posible afirmar con verdad “a” y “no a”. Por último, el principio del tercero excluido indica que algo, o bien es verdadero, o bien es falso.

Existen sistemas lógicos que rechazan alguno de los tres principios fundamentales de la lógica clásica, las cuales son conocidos como lógicas paraconsistentes.

 
 
 
 
Por: Lilén Gomez. Profesora en Filosofía, Universidad de Buenos Aires, Argentina. Desempeño en el ámbito de la docencia y la investigación, en áreas de la Filosofía Contemporánea.
Art. actualizado: Sept. 2022; sobre el original de julio, 2013.
X

Gomez, L. (Sept. 2022). Definición de Principios. Definición ABC. Desde https://www.definicionabc.com/social/principios.php
 

Referencias

García de Diego, V., Diccionario ilustrado “Vox”, latino-español, español-latino, Bibliograf, Barcelona.

Cassini, A. (2006). El juego de los principios. AZ editora. Buenos Aires.

García-Lorente, J. A. (2016). La ciencia de los principios y de las causas primeras en el libro primero de la Metafísica, Anales del Seminario de Historia de la Filosofía (Vol. 33, No. 1, pp. 11-31). Universidad Complutense de Madrid.

Gamut, L. T. F., & Durán, C. (2002). Introducción a la lógica. Buenos Aires, Argentina: Eudeba.
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z