Social » Nacionalismo

Definición de Nacionalismo

Entendemos por nacionalismo a aquella ideología que pone como centro de interés y atención a la nación.

Ideología que reivindica y potencia el ser nacional

La nación es para esta corriente entendida no sólo como el espacio geográfico sino también, y especialmente, el conjunto de tradiciones, historias, elementos identitarios que forman el carácter y la idiosincrasia de un pueblo determinado.

El nacionalismo se basa en fuertes sentimientos de orgullo y amor por lo que se entiende como la "patria", pudiendo ser la misma un espacio muy pequeño o un territorio muy extenso.

Orígenes y bases

Si bien el nacionalismo como sentimiento de defensa del territorio en el que uno vive puede rastrearse hace mucho tiempo en diferentes partes del mundo, cuando hablamos de nacionalismo como ideología o corriente de pensamiento debemos señalar fines del siglo XVIII y el siglo XIX como momentos de nacimiento del mismo.

En gran parte el nacionalismo se tiende a vincular con los hechos ocurridos a partir de la Revolución Francesa de 1789, hecho histórico que despertó un claro clamor por la soberanía nacional del pueblo francés.

Al mismo tiempo, con los avances militares de Napoleón sobre otros territorios de Europa, el nacionalismo también se convirtió en un importante fenómeno en territorios que buscaban defenderse de tales invasiones.

En el caso de otras regiones como Estados Unidos y Latinoamérica, el nacionalismo tiene mucho que ver con los períodos de formación de los Estados nacionales y de la necesidad de armar una historia oficial significativa.

El nacionalismo se basa claramente en la idea de nación como entidad geopolítica, social y cultural superior a cualquier tipo de gobierno o Estado.

No hay gobernante o representante político que sea superior a ella y es siempre ella la que debe ser respetada y glorificada en las gestas históricas, en las tradiciones, en los símbolos patrios.

El nacionalismo parte obviamente de la definición geográfica de un territorio (que puede verse alterada a partir de guerras o conquistas que tienden a acrecentar ese sentimiento sobre los territorios perdidos), pero se construye especialmente en torno a la noción de la población que forma y formó parte de ese territorio.

Así, el nacionalismo no sólo rescata el espacio geográfico sino la identidad que la población del mismo ha desarrollado a lo largo de la historia.

Es ahí donde el nacionalismo entra en una delgada línea entre el orgullo nacional y la xenofobia.

Esto es así debido a que en numerosas situaciones, un fuerte nacionalismo que se basa en la valorización permanente de esa patria supone al mismo tiempo el desprecio, miedo o violencia hacia todo aquello que caiga por fuera de esa idea nacional.

Una contrapropuesta a la globalización y un componente de los movimientos independentistas

Hoy en día, el nacionalismo es un fenómeno muy común debido a la importancia que ha tenido la globalización a nivel planetario, la cual supone la pérdida de fronteras y de culturas diferenciadas.

El nacionalismo surge entonces en este sentido como una contrapropuesta y como una alternativa de reivindicación de lo nacional frente a la oleada de actores externos que según la visión de los acérrimos nacionalistas tiende a atacar al ser nacional.

En la actualidad no podemos soslayar la enorme cantidad de movimientos nacionalistas que están teniendo lugar en diversas capitales europeas, muchos de ellos nacieron al calor de la globalización y de la inmigración, y otros como en el caso de la región de Cataluña en España que llevan años y que tienen como razón de ser la búsqueda de la independencia.

El caso Cataluña

Justamente en Cataluña el nacionalismo ha crecido y se ha hecho cada vez más fuerte, y a la par han ido aumentando las voces a favor de la separación definitiva respecto del resto de España.

El desarrollo de una identidad propia y que se siente opuesta a la del resto de España ha influido notablemente en el avance del nacionalismo en este caso, el uso de una lengua propia y los usos y costumbres lo evidencian de alguna manera.

Y no podemos soslayar la crisis que ha devenido en Cataluña como consecuencia de esta puja entre nacionalistas que fuerzan la independencia y aquellos que defienden el ser nacional pero no quieren dicha autonomía.

Justamente en este punto en el cual existe la intención de romper con el marco jurídico territorial es que nacen los conflictos.

Los nacionalistas de Cataluña que abogan por su independencia sostienen que su cultura y sus derechos son víctimas del poder central español y que es necesario despegarse para poder conservarlos y crecer.

Las consecuencias en este sentido pueden ser muy graves para la población en general, que quedará presa entre la puja de dos facciones, muestra clara de ello es la crisis político, social, institucional y económica que está atravesando Cataluña desde hace largos meses cuando su gobierno decidió ir por la independencia y el poder central de España lo rechazó y se interpusieron medidas jurídicas para evitarlo.

La falta de acuerdo en este aspecto sigue vigente y los catalanes continúan en medio de una disputa, que tiene al nacionalismo en el eje de la discusión, y que no encuentra solución aun.

 
 
Autor: Cecilia Bembibre | Sitio: Definición ABC | Fecha: mayo. 2013 | URL: https://www.definicionabc.com/social/nacionalismo.php
 
Temas en Nacionalismo
 

Ahora en Social

Redes Sociales