Definición ABC » Social » Infantilismo

+

Definición de Infantilismo

infantilismoEl paso del tiempo es inevitable, los años avanzan de una forma irremediable. Sin embargo, la edad no es paralela en relación con el grado de madurez en todos los casos. Existen personas de veinte años que son muy maduras para su edad y en cambio, existen personas de cuarenta años que pueden tener comportamientos infantiles que son poco habituales para su edad. Este tipo de actitud madura pero con actitudes de niño se define como infantilismo. El infantilismo remite a la conducta del sujeto, una conducta que no encaja en lo previsiblemente esperado de forma acorde a la edad de esa persona.

Más allá del síndrome de Peter Pan

El infantilismo no solo puede remitir al eterno síndrome de Peter Pan propio de la edad adulta que muestra el deseo de libertad absoluto y de evitar las obligaciones y los compromisos. Sin embargo, conviene puntualizar que el infantilismo también remite a los comportamientos que tienen los niños y que no son propios para su etapa vital.

Por ejemplo, existen niños que cuando tienen un hermano pequeño y sienten lo que se conoce como el Síndrome del Príncipe Destronado, es decir, cuando se sienten desplazados en su lugar, pueden tener comportamientos infantiles que ya habían superado, como una llamada de atención para recibir cariño.

Analizar el entorno de la persona

En ocasiones, la causa del infantilismo también puede estar potenciada por el entorno más cercano. Por ejemplo, en el caso de aquellos padres que cometen el error de sobreproteger a sus hijos, no le dan la oportunidad de que éste desarrolle sus propios recursos para crecer de forma autónoma.

InfantilismoEs importante no sobreproteger a los niños en sus primeras etapas de la vida, por ello, los padres pueden implicar a los niños en la realización de tareas que sean acordes a su edad. Los comportamientos infantiles se definen por la irresponsabilidad de aquel que no se hace cargo de las consecuencias de sus actos o que no cumple con un deber concreto.

El lado bueno del infantilismo

Conviene puntualizar que el infantilismo no solo puede ser negativo en función del contexto. También puede ser positivo. Por ejemplo, existen cualidades de los niños que los adultos tienen en menor grado y que, sin embargo, son muy positivas. Por ejemplo, la ingenuidad y la inocencia. Un adulto con un alto grado de ingenuidad transmite una bondad especial en su corazón. De forma frecuente, los adultos suelen ser más desconfiados que los niños. Por eso, los adultos también tienen muchos que aprender de los niños a nivel de inteligencia emocional.

 
 
 
Temas en Infantilismo
 

Redes Sociales