Social » Hipocresía

Definición de Hipocresía

La Hipocresía es la actitud de fingir determinadas ideas, sentimientos o cualidades que son absolutamente contrarias a las que en realidad se sienten, se tienen o piensan.

El término proviene del griego (hypokrisis), que significa fingir o actuar una respuesta y es justamente en la cultura griega, en el ámbito artístico del teatro, donde se la llegó a utilizar mucho para referirse al actor, que normalmente se colocaba una máscara o un disfraz para interpretar un personaje y así marcar la diferencia entre ficción y realidad.

Es muy común, por ejemplo, entre la gente que observa este tipo de actitudes, que promuevan situaciones o promulguen ideas, las cuales no pueden sustentar con un buen ejemplo, este precisamente es un caso que se ve muchísimo dentro del campo de la política, en aquellos funcionarios que se llenan la boca hablando del bien común, el prójimo, etc. y por el otro lado, implementan medidas o políticas, que poco beneficio traen al prójimo, o al interés común de la sociedad.

Sin embargo, más allá que hoy la hipocresía se relacione demasiado con las ideas u opiniones, también vale cuando los sentimientos o cualidades personales no corresponden con aquello que realmente hacemos. Decir que soy hábil para tal tarea, cuando en realidad no podré nunca lograr buenos resultados, es también una forma de hipocresía. Aunque como decíamos, estamos más acostumbrados a relacionar la hipocresía cuando una persona X dice pensar tal o cual cosa, y en realidad, piensa otra muy distinta, o al menos, que no se corresponde totalmente con esa que acaba de expresar.

Aunque no existe una clasificación respecto de aquellos que observan en su conducta la hipocresía, se puede hacer una diferenciación algo caprichosa, pero diferencia al fin. Está aquel que vive las 24 horas del día de una manera absolutamente hipócrita, diciendo y haciendo todo aquello que detesta o critica, o aquel que por determinadas situaciones se ve obligado a asumir una actitud de tipo hipócrita. En este último caso podríamos encuadrar a aquellas personas que por cuestiones de fuerza mayor, por ejemplo, para defender un trabajo quizás, se ven obligadas a defender situaciones o ideas que no coinciden con los valores que siempre han defendido.

Estas personas se denominan, en la jerga popular, “mercenarios” por esto, precisamente, de fingir u ocultar sus verdaderos pensamientos, opiniones o actitudes a cambio de obtener un rédito de reconocimiento social, o en el caso del trabajo, un beneficio económico. Pero, debemos tener en cuenta que, ante esta situación, este tipo de “hipócritas” suelen experimentar una presión psicológica muy grande, precisamente, porque esa manera de comportamiento no está dentro de sus deseos, y debe comportarse así para mantener su posición. Muy diferentes es el caso del “hipócrita 24 horas”, que lejos de experimentar presión o culpa por su actitud, se siente satisfecho de comportarse de este modo, puesto que lo comprende como una forma de abrirse paso entre los demás, lo comprende como una “estrategia” de supervivencia dentro de la lógica del mundo actual.

Lo cierto es que resulta casi imposible pensar al ser humano sin hipocresía. Sin dudas, este concepto es propio del ser humano y ya el hecho que seamos seres finitos absolutamente maleables, contradictorios e influenciables por distintos agentes externos, hace que seamos propensos a caer en ella. Lo importante, radica -creo yo- en saber vivir una vida que no este dominada por ella.

 
 
Autor: Florencia Ucha | Sitio: Definición ABC | Fecha: octubre. 2008 | URL: https://www.definicionabc.com/social/hipocresia.php
 
 

Ahora en Social

Redes Sociales