Definición ABC » Social » Disfemismo

+

Definición de Disfemismo

Las palabras soeces, provocadoras, humillantes y malsonantes que se emplean para definir personas o situaciones se conocen como disfemismos. Este recurso del lenguaje no consiste simplemente en usar palabras vulgares, sino en utilizarlas con una clara intención ofensiva y transgresora. Como en otras muchas situaciones en la comunicación humana, es el contexto lo que determina que una palabra tenga o no una connotación peyorativa.

Ejemplos que podemos observar

Cuando alguien hace referencia a un médico y le llama matasanos o si alguien se refiere a un abogado penalista y le etiqueta como abogánster está empleando un disfemismo, pues matasanos y el juego de palabras abogánster tienen una intención descalificadora. Sin embargo, no siempre el insulto es despectivo u ofensivo. Así, si alguien dice "¡que bien juega el hijo de puta!" está expresando admiración hacia alguien.

Es en el lenguaje sexual donde más abundan los disfemismos. Follar en lugar de hacer el amor, cachondo en vez de excitado serían algunos ejemplos. En el terreno de la sexualidad, el uso del lenguaje es especialmente delicado, ya que ciertas palabras son consideradas tabús.

El disfemismo pierde su sentido despectivo cuando el contexto del lenguaje es humorístico. Así, al contar un chiste es válido socialmente emplear palabras soeces.

La función social de los disfemismos en la comunicación de los jóvenes

El uso de insultos o de palabras tabús es inapropiado en la mayoría de contextos de la comunicación. Sin embargo, entre los más jóvenes esta forma de comunicación cumple una función social: potenciar la pertenencia a un grupo y crear lazos de solidaridad. Desde un punto de vista psicológico un joven usa todo tipo de palabras ofensivas porque de esta manera se enfrenta con las prohibiciones impuestas por los adultos.

El uso de eufemismos es el fenómeno inverso

Un eufemismo es aquella palabra o expresión que se usa para evitar una forma de hablar inapropiada. En otros términos, es el uso políticamente correcto del lenguaje.

Si alguien considera que la palabra viejo es ofensiva para referirse a una persona mayor, puede decir que vive en la edad dorada.

Centro penitenciario es un eufemismo para no decir directamente cárcel.

En lugar de hablar de despidos, es menos impactante hablar de reducción de personal.

Si tomamos como referencia el fallecimiento de alguien, habría tres opciones para hablar de esta situación: se ha muerto, ha pasado a mejor vida, ha estirado la pata. La primera forma es correcta pero demasiado directa y por este motivo en muchas ocasiones se evita. La segunda es un eufemismo. La tercera es un disfemismo.

Fotos: Fotolia - Spaxiax / Ingo Bartussek

 
 
 
Temas en Disfemismo
 

Redes Sociales