Definición ABC » Social » Dicha

+

Definición de Dicha

La dicha es un término que popularmente se emplea a la hora de querer dar cuenta de la felicidad que se siente por una determinada cuestión que se logró, algo bueno que sucedió en la familia, entre otras alternativas. Por tanto, la palabra dicha suele ser usada como sinónimo de felicidad y de satisfacción.

Felicidad por lograr algo o porque se vive algo lindo

Cuando alguien siente dicha y por tanto se encuentra dichoso de algo, es porque ha sido invadido por un estado de ánimo resultado de la satisfacción conseguida en algún aspecto de la vida o en general. Aquel que dice ser dichoso se siente a gusto, complacido y contento.

Este sentido asociado a la felicidad implica que la persona que lo atraviesa sienta un gran bienestar que está directamente producido por haber conseguido lo que esperaba, por la ausencia de problemas, entre otros.

Justamente este último punto, la falta de problemas, una existencia sin complicaciones de ninguna índole es motivo de dicha para las personas.

Cuando tenemos conflictos en algún aspecto de nuestra vida nos será difícil estar tranquilos y disfrutar porque nuestra cabeza inevitablemente reparará en ellos sin dejarnos disfrutar.
Resolver entonces los problemas es justamente un motivo de dicha también.

También debemos decir a propósito de este tema que la dicha suele ser una búsqueda constante en la vida de algunas personas, es decir, todo lo que hacen está orientado a conseguir este estado de plenitud y se alejarán y combatirán todo aquello cuanto pueda afectarlo o complicarlo.

Este estado de cosas ha generado que el tema de la felicidad sea abordado desde tiempos remotos desde diferentes perspectivas y disciplinas, la filosofía, la ética, la religión, entre otros, aportan su visión.

Por ejemplo el cristianismo considera que la felicidad plena no es posible en este mundo sino que será asequible en aquella comunión que se logre junto a Dios tras la muerte.

Subjetiva y relativa

De todas maneras, cabe destacar, que la dicha es más una cuestión subjetiva y relativa, porque no existe un índice determinado que alcancemos y listo ya estará la dicha con nosotros, sino más bien la misma tiene que ver con por ejemplo la sucesión de una determinada cuestión esperada, como ser el nacimiento de un niño, que colma de alegría a una persona.

Por otra parte, decimos que es relativa porque lo que para mí puede constituir la dicha puede ser que para otro no lo represente. Es decir, hay personas que son dichosas únicamente cuando logran bienes materiales, en cambio, hay otras tantas que vinculan la dicha a cuestiones afectivas, por ejemplo, el amor, para algunos individuos enamorarse ya es un motivo de dicha y en el sentimiento no incidirá para nada la cuestión económica.

Si bien como mencionábamos líneas arriba las personas sentimos dicha por diferentes cuestiones, existen algunas situaciones universales que suelen ser desencadenantes del sentimiento de la dicha… Alcanzar un objetivo propuesto, cuando se logra superar diferentes obstáculos que nos mal predisponían en la vida cotidiana.

Mientras tanto, cuando algunas de estas cuestiones que dábamos cuenta en el párrafo anterior no se producen, el sentimiento que dominará será frustración, un claro y auténtico enemigo de la dicha.

La contracara de la dicha es la infelicidad, que no es otra cosa que la ausencia de la felicidad.
Cuando fracasamos en algo, cuando aquello que esperábamos con anhelo no sucede o cuando sufrimos alguna perdida de un ser querido nos embargará la infelicidad.

Hay personas que saben sobreponerse a este estado de cosas adverso, porque son fuertes y porque disponen de un espíritu optimista, mientras que hay otras personas que no son así y que entonces pueden caer en la tristeza o en la depresión cuando algo no sale como esperaban.

Resumiendo, independientemente del motivo que causa la dicha, las personas que son dichosas, mayormente, se suelen sentir autorrealizadas, plenas, seguras de sí mismas y estables, principalmente porque lograron equilibrar lo emocional con lo racional.

Suerte

Y por otro lado el concepto suele emplearse como sinónimo de suerte. Así cuando alguien emprende algo se le dirá que le deseamos que lo acompañe la dicha, o que todo lo sucedido esté embargado por la dicha.

 
 
 
Temas en Dicha
 

Redes Sociales