Definición ABC » Social » Desvergüenza

+

Definición de Desvergüenza

DesverguenzaLas acciones que realizan las personas son objeto de reflexión ética y de valoración descriptiva. El ser humano es un ser consciente de sí mismo que puede hacer balance de sus propias acciones y a su vez, también puede valorar como espectador los hechos ajenos. Existen acciones dignas de elogio que resultan admirables.

Por ejemplo, la práctica del bien en cualquiera de sus formas es un ejemplo visible de acción que es digna de elogio. Sin embargo, también existen acciones que despiertan reproche y crítica porque se consideran una desvergüenza.

Falta de respeto

Por ejemplo, las burlas hacia un anciano son un ejemplo de acción ofensiva que no tiene ningún tipo de justificación. Conviene tener presente que tanto los hechos como las palabras se ponen en relación constante con el sujeto que ha realizado esa acción o que ha dicho esas palabras. Por tanto, a través de nuestras obras también comunicamos información de nuestro modo de ser. Por esta razón, con frecuencia se realiza la deducción de que una persona que comete de un modo habitual acciones de este tipo es una persona desvergozada (descarada e irrepetuosa).

Conviene puntualizar que las personas tienen una gran capacidad para superarse a sí mismas gracias a la fuerza de voluntad y la elección del bien. Pero cualquier ser humano también tiene la capacidad de realizar acciones menos nobles que lejos de perfeccionar su naturaleza, pueden ir en contra de su propia dignidad.

Valorar la intención de una acción

Desverguenza-2Sin embargo, conviene tener en cuenta que para juzgar una acción ajena es importante no quedar en la superficie de las cosas sino analizar el contexto para poder comprender mejor la esencia de un acto y valorar su sentido. Eso no significa que los actos desvergonzados dejen de serlo sino que para valorar una acción, lo que de verdad importa es analizar también la intencionalidad previa.

Por ejemplo, una persona puede haber hecho daño a otra sin haber tenido intención de ello. O al contrario, una persona puede haber actuado con disimulo pero con claras intenciones de dañar los sentimientos de alguien. A veces, los resultados externos de una acción son los mismos, sin embargo, su intención previa es totalmente distinta. Actuar con el propósito (intencionalidad consciente) de hacer daño a otra persona es una forma de desvergüenza.

Fotos: iStock - Todor Tsvetkov / Steve Debenport

 
 
 
Temas en Desvergüenza
 

Redes Sociales