Definición ABC » Social » Conducta Prosocial

+

Definición de Conducta Prosocial

Si una persona tiene la costumbre de ayudar o colaborar con los demás se trata de un individuo con una conducta prosocial. De esta manera, se podría decir que esto comprende a aquello que busca generar acciones positivas en beneficio de otros. Por lo tanto, los comportamientos agresivos, egoístas o dañinos son contrarios a este tipo de pensamiento.

El deseo de favorecer al otro al margen del beneficio personal

Cuando actuamos en la vida cotidiana muchas de nuestras acciones tienen dos caminos posibles:

1) actuar para el propio beneficio o

2) actuar pensando en los demás.

Las acciones del primer tipo son egoístas y las segundas son altruistas. Ambas tienen que realizarse de manera equilibrada. No tendría sentido comportarnos pensando en todo momento en el beneficio personal, ya que este tipo de comportamiento genera rechazo en los demás y acaba provocando aislamiento social. De igual manera, si nuestras decisiones se orientan solamente hacia los demás, nosotros mismos podemos acabar siendo perjudicados.

Las conductas sobre esta línea dependen de muchos factores

Si una persona no ha recibido una buena educación, vive en un contexto violento y con escasos referentes morales, es muy probable que no tenga una conducta prosocial. Como pauta general, los comportamientos antisociales se manifiestan en un individuo cuando carece de referentes morales en su entorno personal. Para prevenir las conductas antisociales es necesario fomentar un contexto social adecuado. En primer lugar, un entorno familiar sano y con amor. En segundo lugar, un ambiente social respetuoso y sin ningún tipo de violencia. Como es lógico, la educación recibida en la escuela resulta determinante, pues en el proceso educativo se aprenden valores y normas que son imprescindibles para la integración del individuo en el conjunto de la sociedad.

El machismo, el bullying, las agresiones verbales o físicas son ejemplos de conductas antisociales. Para que estas conductas no se manifiesten es necesaria la intervención directa del conjunto de la sociedad.

Algunos animales también presentan comportamientos de esta clase

Animales como las hormigas, los delfines, los pingüinos o los chimpancés tienen un comportamiento social. Esto quiere decir que la conducta de estas especies no se orienta exclusivamente en su propio beneficio.

Si tomamos como referencia a los pingüinos, colaboran entre ellos para defenderse de los depredadores y viven en núcleos familiares para actuar en equipo. Este tipo de estrategias son puramente instintivas, pero gracias a ellas los animales pueden sobrevivir.

Fotos: Fotolia - Kostia / Phpetrunina14

 
 
 
Temas en Conducta Prosocial