Definición ABC » Social » Celeridad

+

Definición de Celeridad

El ritmo forma parte de la vida puesto que el tiempo marca unos ritmos concretos, un compás. Existen etapas de la vida marcadas por la prisa. De hecho, la prisa por el cumplimiento de unos objetivos concretos en el plano profesional a través de la entrega de los proyectos en un plazo determinado muestra cómo la celeridad puede ser en muchos casos un signo de profesionalidad.

La celeridad muestra precisamente la rapidez en la realización de una acción. La persona muestra una gran diligencia en su actuación. Esta forma de proceder remite al modo en el que se han realizado las cosas.

Existen situaciones de la vida en las que una persona puede verse obligada a organizar con celeridad un asunto concreto por cómo se han producido las circunstancias externas (existen imprevistos de última hora) pero en otras situaciones la persona también puede tomar la decisión por convicción interna de organizar con celeridad un asunto determinado.

El ritmo acelerado

Existen decisiones que son meditadas durante mucho tiempo pero también existen otras que son repetinas. Estas decisiones más repentinas que pueden ser fruto de la intuición e incluso de un impulso, muestra una celeridad en la que la persona concentra toda su energía en la realización de una meta.

La celeridad parece haberse convertido en una filosofía de vida para muchas personas que han convertido la ocupación constante en una posición ante la vida. La celeridad es tan frecuente que incluso existen personas que tienen dificultades para adaptarse al ritmo tranquilo de las vacaciones de verano.

Trabajar bajo presión

A veces, la celeridad puede estar vinculada con la eficacia profesional pero en otros casos, también puede mostrar el error de creer que por llegar antes a la meta, el resultado será mejor. El tiempo forma parte de nuestra vida constantemente.

La celeridad es importante cuando una persona tiene que trabajar bajo presión de un modo puntual. Existen situaciones en las que los emprendedores deben gestionar la presión del momento para tomar decisiones adecuadas y la celeridad muestra esa capacidad de tomar la mejor elección de acuerdo a las circunstancias.

Pero convertir la celeridad en un hábito puede ser un contrasentido porque en ocasiones, lo que de verdad importa es la pausa en la toma de una decisión que requiere tiempo, pausa y reflexión.

 
 
 
Temas en Celeridad
 

Redes Sociales