Definición ABC » Social » Cavilar

+

Definición de Cavilar

La razón es uno de los dones que diferencia al ser humano del resto de seres vivos. El ser humano no solo vive sino que además, es consciente de que lo hace. Es decir, se pregunta sobre el para qué de su existencia e invierte razón y corazón en aquello que hace. Cuando pensamos, podemos hacerlo en aspectos superficiales pero también fijamos nuestra atención en aspectos profundos.

Esto es lo que significa cavilar. Detenernos con pausa y serenidad en un tema que nos implica personalmente o nos interesa por alguna razón. Y entonces, queremos dar lo mejor de nosotros mismos en la resolución de ese conflicto para poder avanzar.

Pensar con atención

Por ejemplo, un emprendedor que tiene sobre sí la responsabilidad de su negocio debe dedicar gran parte de su tiempo a cavilar soluciones ante los problemas de presupuesto, o también, buscar nuevas fórmulas de creatividad para diferenciar la marca frente a la competencia.

De hecho, desde el mismo momento en el que una persona se plantea la opción del emprendimiento comienza a cavilar ideas con las que dar el salto. Tiene que dedicar mucho tiempo a pensar para asegurarse de que dicha idea es viable.

Conviene puntualizar que, algunas personas, tienden a cavilar más que otras por una cuestión de carácter, personas que, como los filósofos, reflexionan sobre las cuestiones últimas de la realidad, no le gusta quedarse en la superficie de las cosas. Y desde esta perspectiva, todo ser humano tiene un filósofo potencial en su interior aunque no todos desarrollan este rol del mismo modo.

Acto consciente

Cuando un escritor, un guionista de cine o un pintor están inmersos en su proceso creativo también cavilan puesto que este objetivo muestra la importancia del trabajo bien hecho.

Además, cuando los alumnos realizan un examen de historia en el instituto, cavilan las respuestas para obtener una buena nota en el examen. En todo acto de pensamiento de este tipo existe una intención, es decir, no se trata de un acto espontáneo sino consciente.

A veces, no podemos evitar cavilar cuando tenemos un problema que nos preocupa y entonces, podemos llegar a tener dificultades incluso para desconectar de nuestros propios pensamientos. Porque nos es difícil abstraernos de aquello que nos absorbe el ánimo. Y entonces, cavilar se convierte en una consecuencia directa de este ánimo interno con el fin de buscar una solución óptima y cercana.

Fotos: Fotolia - inueng / nongkran_ch

 
 
 
Temas en Cavilar
 

Redes Sociales