Definición de Autoestima

Por lo general, la autoestima se entiende como el conjunto de actitudes que una persona tiene sobre sí misma, es decir, al total de las evaluaciones positivas y negativas que cada persona construye sobre su propio ser. Se observa que, si bien hay una gran cantidad de producciones teóricas y empíricas sobre la autoestima, los investigadores no han logrado consensuar una única definición.

Agustina Repetto | Oct. 2022
Licenciada en Psicología

Es una cualidad intrínseca al ser humano, por lo que no es posible no tener autoestima. De hecho, desde que adquirimos el lenguaje y desarrollamos nuestra autoconciencia nos formamos juicios de valor sobre nosotros mismos. La autoestima se desarrolla a medida que crecemos y cambia en función la maduración y de la experiencia. Una forma posible de representarla es como un gradiente, en el que en uno de extremos se encuentra una baja autoestima y en el otro, una alta autoestima.

Una baja autoestima se conforma principalmente por evaluaciones y juicios de valor negativos que generan un malestar subjetivo asociado frecuentemente a emociones como la tristeza y la ira. Por el contrario, una persona con alta autoestima tiende a realizar evaluaciones y juicios más positivos sobre sí misma y a sentir mayor satisfacción personal, lo cual se relaciona con estados emocionales más alegres.

¿Es lo mismo la autoestima que el autoconcepto?

Son constructos que muchas veces se utilizan como sinónimos, pero que en realidad presentan una diferencia. El autoconcepto refiere al contenido descriptivo que realiza una persona sobre sí misma. Por ejemplo, alguien puede decir que se considera una persona comprometida con su trabajo. Esta descripción forma parte de un conjunto de ideas que la persona tiene sobre su propio ser y que por sí misma no poseen un valor positivo o negativo, por lo tanto, forman parte del autoconcepto. Siguiendo el mismo ejemplo, podríamos pensar que una persona con baja autoestima haría una evaluación negativa al respecto y pondría el foco en que se compromete con su trabajo porque es lo único que sabe hacer bien, lo cual le aumenta la frustración en los demás ámbitos de su vida y le genera sensaciones de malestar, incluso, en el trabajo. Por el contrario, una persona con alta autoestima podría evaluar positivamente su compromiso con el trabajo, ya que le permite lograr sus objetivos profesionales, lo cual le genera sensaciones de bienestar y satisfacción.

La relación entre la autoestima y la personalidad

Si bien los estudios de la personalidad tienen una larga data, los que la relacionan con la autoestima son relativamente recientes. Los aportes realizados por Paul T. Costa y Robert McCrae, referentes internacionales de la investigación en personalidad, señalan la influencia que tiene la misma en la forma de percibirnos y evaluarnos a nosotros mismos. Por ejemplo, hay estudios que relacionan la inestabilidad emocional, la preocupación constante y la dificultad para desarrollar estrategias que permitan resolver los conflictos de una manera eficaz con la baja autoestima. Por el contrario, aquellas personas que no se preocupan constantemente, que tienen mayor estabilidad emocional y que encuentran maneras eficaces para resolver situaciones estresantes, tienden a formar evaluaciones más positivas sobre sí mismos, lo cual se asemeja a una alta autoestima.

Al mismo tiempo, las personas que tienen más confianza en sus capacidades, que tienen mayor conciencia sobre su comportamiento y las consecuencias de los mismos, que tienen autocontrol y pueden por ejemplo postergar una gratificación inmediata por el logro de una meta futura, presentan niveles más altos de autoestima. Respecto a las relaciones interpersonales, hay estudios que sostienen que el hecho de funcionar como líder dentro de un grupo de pertenencia se asocia con una autoestima alta.

¿Cómo influye nuestra autoestima en las atribuciones de nuestros logros?

Hay veces que las personas le atribuyen la causa de las cosas que les suceden a cuestiones personales y otras veces a cuestiones externas que no dependen de ellas mismas. Hay investigaciones que señalan que la tendencia a atribuir los logros a causas internas se relaciona con una alta autoestima. Por ejemplo, aquellas personas que suelen creer que les fue bien en un examen porque estudiaron bien, es probable que presenten un nivel más alto de autoestima que aquellas personas que le atribuyen su logro a una causa externa, como podría ser la suerte. En un sentido inverso, la tendencia a atribuir los errores a causas internas se relaciona con niveles bajos de autoestima y la tendencia a atribuirlos a factores externos se correlaciona con un nivel más alto. En el ejemplo del examen podríamos suponer que la persona con autoestima baja tenderá a atribuir su fracaso a una causa interna, tal como a su falta de lucidez en el momento de rendir. Por el contrario, una persona con autoestima alta podrá pensar que su desaprobación se debió a una falla en la corrección.

 
 
 
 
Por: Agustina Repetto. Licenciada en Psicología, egresada de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Actualmente, estudiante del Posgrado en Sexualidad Humana: sexología clínica y educacional con base en Perspectiva de Género y Derechos Humanos.
Art. actualizado: Oct. 2022; sobre el original de octubre, 2008.
X

Repetto, A. (Oct. 2022). Definición de Autoestima. Definición ABC. Desde https://www.definicionabc.com/social/autoestima.php
 

Referencias

Benet-Martínez, V., & John, O. P. (1998). Los Cinco Grandes across cultures and ethnic groups: multitrait multimethod analyses of the Big Five in Spanish and English. Journal of Personality and Social Psychology, 75(3), 729–50.

Castro Solano, A., & Casullo, M. M. (2001). Rasgos de personalidad, bienestar psicológico y rendimiento académico en adolescentes argentinos. Interdisciplinaria, 18(1), 65–85

Simkin, Hugo, & Pérez-Marín, Marián. (2018). Personality and Self-Esteem: An analysis of the important role of their association. Terapia psicológica, 36(1), 19-25
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z