Social » Autodisciplina

Definición de Autodisciplina

Para que un proyecto personal o colectivo sea exitoso es necesario que se establezca un cierto orden en los diferentes procesos de ejecución. En otras palabras, sin disciplina es prácticamente imposible alcanzar ninguna meta.

Como pauta general, todo régimen disciplinario impone una serie de pautas a seguir. Esto es lo que sucede en el ámbito militar, escolar, empresarial o deportivo.

En la mayoría de casos las normas establecidas tienen una estructura jerárquica del tipo jefe-subordinado, profesor-alumno o entrenador-deportista (en estas relaciones hay alguien que propone unas determinadas pautas y alguien que las obedece).

Sin embargo, no siempre la disciplina proviene de una autoridad superior, sino que nosotros mismos también podemos autoimponernos reglas y procedimientos con alguna finalidad. Podríamos decir que se trata de crear nuestro propio sistema de entrenamiento.

Una forma de autocontrol en la que uno mismo se convierte en jefe y subordinado al mismo tiempo

Pensemos en un universitario que realiza sus estudios en la modalidad a distancia. Con este sistema el estudiante no tiene ningún referente externo que le marque un rumbo en su actividad diaria y, por lo tanto, él mismo tiene que establecer su propio autocontrol (en la organización de horarios, en el establecimiento de prioridades y en todas las circunstancias relacionadas con su formación).

En otras muchas circunstancias, somos nosotros mismos quienes debemos imponernos unos hábitos para lograr un objetivo.

Nadie nos obliga a hacerlo, pero sabemos que es lo mejor para nuestros intereses. Este planteamiento se pone en funcionamiento cuando decidimos seguir una dieta o cuando se intenta dejar de fumar.

Si bien no hay fórmulas mágicas, algunas recomendaciones pueden ser de utilidad

- La autodisciplina no es simplemente una forma de hacer las cosas, sino que fundamentalmente es un entrenamiento mental para conseguir cualquier meta que nos propongamos.

- Es conveniente calibrar las metas a alcanzar y nuestras capacidades de una forma realista. Si los objetivos son inalcanzables o demasiado optimistas, es muy probable que acabemos abandonando los hábitos de disciplina.

- Es aconsejable planificar una estrategia razonable y que pueda realizarse de manera gradual.

- Al comenzar un proyecto que requiere de disciplina es necesario trabajar dos aspectos estrechamente ligados: la motivación y la fuerza de voluntad.

- Debemos apoyarnos de herramientas que faciliten las tareas, pues de esta manera evitamos esfuerzos innecesarios.

- Hay que evitar las distracciones que nos alejan del objetivo a lograr.

- Por último, deberíamos tener muy claro la respuesta a un pregunta: ¿por qué queremos ser autodisciplinados?

Fotos: Fotolia - Enjoys25 / Mat Hayward

 
 
Autor: Javier Navarro | Sitio: Definición ABC | Fecha: septiembre. 2018 | URL: https://www.definicionabc.com/social/autodisciplina.php
 
Temas en Autodisciplina
 

Redes Sociales