Definición ABC » Social » Alivio

+

Definición de Alivio

En aquellas situaciones en las que el daño físico o emocional desaparece decimos que hay un alivio. De esta manera, nos sentimos aliviados porque con antelación tenemos un cierto malestar, por ejemplo, un dolor físico o una preocupación.

Actividades y profesiones que se dedican a aliviar el dolor

Un médico tiene dos objetivos primordiales: curar una enfermedad y, paralelamente, aliviar el dolor asociado a ella. De manera análoga, un farmacéutico, un veterinario, un enfermero o un fisioterapeuta tienen el mismo objetivo.

En relación con los problemas emocionales, hay profesiones orientadas a disminuir el malestar o el padecimiento en cualquiera de sus formas, como la profesión de psicólogo. En el orden espiritual, el sacerdote tiene que escuchar a los fieles, quienes durante la confesión cuentan aquello que les aflige y, por lo tanto, buscan el sosiego de su alma. Algo similar ocurre con algunos gurús, los sanadores espirituales o los tarotistas.

¡Qué alivio!

En mayor o menor medida todos tenemos responsabilidades que nos provocan un cierto agobio. Cuando logramos solucionarlas nos sentimos liberados, es decir, sosegados y tranquilos. En este sentido, la búsqueda de alivio forma parte de nuestras vidas. De alguna manera, todo aquello que produce desasosiego o dolor tiene su correspondiente receta para encontrar cierto bienestar. Las palabras que reconfortan, una canción, una pastilla o unos días de vacaciones son soluciones que permiten encontrar consuelo, mejoría o desahogo, es decir, unas dosis de alivio.

El alivio y las adicciones

El alcohólico, el drogadicto o el ludópata se encuentra ante una paradoja: busca el alivio pero para conseguirlo necesita de algo (alcohol, drogas o juego) que le conduce a una espiral negativa. En otras palabras, aquello que le produce alivio es, al mismo tiempo, lo que le lleva a la perdición.

El efecto placebo

En el binomio dolor-alivio hay un mecanismo de la mente que puede aportar una solución, el efecto placebo. Consiste en auto-convencerse de que algo proporciona bienestar y, por lo tanto, calma el dolor y genera una sensación de alivio. Lo llamativo de este mecanismo es que ese algo no contiene nada que proporcione alivio y, a pesar de ello, funciona.

El efecto placebo tiene un componente "mágico", ya que algo que no tiene ninguna propiedad curativa (por ejemplo, una pastilla sin ninguna sustancia activa) se convierte en una sustancia sanadora.

Fotos: Fotolia - Andrey Popov / BearDesign

 
 
 
Temas en Alivio
 

Redes Sociales