Definición ABC » Social » Afabilidad

+

Definición de Afabilidad

Una de las cualidades más valoradas socialmente es la afabilidad. Consiste en el trato amable con los demás y quien así se comporta es una persona afable, es decir, amable, respetuosa y afectuosa.

El trato afable facilita las relaciones sociales

Si una persona tiene la costumbre de relacionarse con sus semejantes con cordialidad y respeto está practicando una virtud, la afabilidad. Esta virtud se concreta con toda una serie de pautas de comportamientos:

- Una actitud amigable y cercana.

- El uso de palabras amables y educadas.

- Un talante cordial y respetuoso.

- Unos gestos que expresan empatía con los demás.

Estos hábitos de comportamiento son ejemplos concretos de las personas afables. Este tipo de conducta tiene una evidente utilidad social, ya que estos hábitos facilitan las relaciones humanas. Hay que tener en cuenta que normalmente la afabilidad es un mecanismo de ida y vuelta (somos respetuosos con los demás y a cambio recibimos respeto).

La otra cara de la moneda

La afabilidad es una cualidad siempre y cuando sea sincera. En este sentido, la afabilidad puede convertirse en una estrategia muy útil para quien tenga intereses ocultos o malas intenciones. De hecho, cuando un extraño es muy afable con nosotros esto puede generar suspicacias y preguntarnos si realmente es afable o si, por el contrario, su actitud esconde algo.

La cuestión moral de la afabilidad

La cualidad que analizamos también puede valorarse desde un punto de vista moral y filosófico. Si me pregunto por qué debo ser afable en mis relaciones sociales, puedo ofrecer varias respuestas:

1) porque es mi manera de ser,

2) porque es una estrategia útil socialmente o

3) porque es mi obligación moral.

Esta última respuesta tiene un evidente componente ético, pues se basa en el principio de tratar a los demás de la misma manera en que nos gustaría ser tratados.

Aprendemos a ser afables

La afabilidad como virtud no nace espontáneamente, sino que la aprendemos de nuestros semejantes; de manera muy especial en el ámbito familiar, pero también en la escuela y en el mundo laboral. Si una persona vive en un contexto social violento y marginal es muy probable que no sea atenta, educada y cariñosa.

En cambio, si alguien es educado en un clima respetuoso y con afecto, previsiblemente se convertirá en una persona amigable y afable.

Fotos: iStock - PeopleImages / neoblues

 
 
 
Temas en Afabilidad
 

Redes Sociales