Definición ABC » Salud » Ventilación Mecánica

+

Definición de Ventilación Mecánica

La ventilación mecánica es un procedimiento en el cual un paciente puede respirar con ayuda de un equipo conocido como ventilador.

Se trata de un recurso de soporte vital que permite una mayore sobrevida a las personas que se encuentran en un estado crítico de salud, en especial las que desarrollan como complicación una insuficiencia respiratoria.

¿En que consiste la ventilación mecánica?

Este tratamiento se basa en la introducción de gases hacia los pulmones empleando para ello un aparato llamado ventilador. Estos gases se administran usando varios tipos de dispositivos como pueden ser mascarillas, tubos endotraqueales o tubos de traqueostomía, entre otros.

El mismo suministra un volumen de gases en el que se controlan diversos parámetros que pueden ser programados. Entre ellos la concentración de oxígeno, la frecuencia y la presión con que se administran. El aire que contiene los gases es acondicionado además, para mantener una temperatura y porcentaje de humedad.

El ventilador cuenta con un monitor que muestra un registro permanente de estos parámetros. Igualmente cuenta con un sistema de alarmas sonoras y visuales que indican cuando algún parámetro ha salido del rango estipulado. Esto permite al personal del equipo de salud identificar el problema y actuar de forma oportuna para solventarlo.

¿Cuándo se utiliza la ventilación mecánica?

Este procedimiento ayuda a tratar condiciones en las que se presenta un estado de insuficiencia respiratoria, esta consiste en una disminución en la concentración de oxigeno en la sangre a pesar de administrar este gas con una máscara. Si la insuficiencia respiratoria no se corrige puede ocasionar la muerte de quien la padece.

También está indicado para prevenir que esta condición aparezca, lo que puede ocurrir en personas con enfermedades respiratorias de riesgo que son sometidas a una intervención quirúrgica que amerite la aplicación de anestesia general, así como al llevar cabo procedimientos de diagnóstico que ameriten sedación (como es el caso de las endoscopias).

Este procedimiento puede acarrear complicaciones

La ventilación mecánica puede ocasionar una serie de complicaciones, especialmente si se efectúa de forma inadecuada y se compromete la ventilación del paciente.

Las complicaciones más comunes incluyen:

- Lesiones de la vía aérea. Esto ocurre al introducir o retirar los tubos.
- Infección pulmonar. Principalmente neumonía bacteriana por gérmenes resistentes a varios tipos de antibióticos (infección nosocomial).
- Barotrauma. Corresponde a lesiones producidas por la presión del aire que hace que este pase a compartimientos fuera de la vía aérea, como es el caso de compartimientos como el mediastino o la cavidad pleural.
- Atelectasias. Consisten en áreas pulmonares colapsadas a las que le falta ventilación. Esto se relaciona con la presencia de secreciones, tumores o fallas en la programación del ventilador.

¿Es posible suspender la ventilación mecánica?

Una vez que se inicia es posible que el paciente mejore sus condiciones con lo que se puede retirar el ventilador.

En la mayoría de los pacientes esto puede hacerse de forma rápida, sin embargo en un 10 % de los casos puede ser necesario realizar varios intentos, entre los cuales se debe llevar a cabo fisioterapia respiratoria hasta que el paciente recupere su autonomía respiratoria.

Fotos Fotolia: Sudok1 / Artemida-psy

 
 
 
Temas en Ventilación Mecánica
 

Redes Sociales