Definición ABC » Salud » Trastorno Disocial

+

Trastorno Disocial - Definición, Concepto y Qué es

El trastorno disocial es típico de personas que sufren un patrón de conducta en el que rompen con normas sociales. Es decir, son personas que por este diagnóstico tienen dificultades de convivencia social y de relación con los demás. Por ejemplo, pueden invadir derechos ajenos.

Características del diagnóstico

Esta actitud disocial se ve reflejada por la agresividad, por ejemplo, pueden intimidad a otros con amenazas y posibles agresiones. Son personas con una tendencia habitual hacia el conflicto. El trastorno disocial puede tener grados diferentes y, por tanto, el grado de violencia también varía hasta situaciones más graves.

Generalmente, la persona que sufre este tipo de trastorno disocial refleja este tipo de comportamiento hacia terceros en el entorno habitual del hogar y colegio. Esta actitud deriva en conflictos personales, relaciones de baja calidad y frustración en el entorno que no sabe cómo actuar exactamente para poner límites a la situación.

Al observar este tipo de situaciones en el niño o adolescente es muy importante que los padres consulten cuanto antes la situación con un psicólogo para poder recibir orientación práctica. Por otra parte, también es muy importante que padres y profesores dialoguen constantemente porque con frecuencia, las personas con trastorno disocial tienen muchas dificultades para aceptar el concepto de autoridad.

¿Cuáles son los rasgos habituales en una persona que sufre trastorno disocial? Son personas que tienen bajos niveles de empatía, es decir, viven excesivamente pendientes de su propia punto de vista pero no tienen en cuenta los sentimientos de los demás. Son personas con poca capacidad de autocrítica para reflexionar sobre sus propios hechos. Pero especialmente, la agresividad y la ira propia de las personas con trastorno disocial es fruto de personas con una muy baja tolerancia a la frustración.

Por ejemplo, un adolescente con trastorno disocial reta a sus padres cuando recibe órdenes de llegar a casa el sábado por la noche a una hora determinada. Evidentemente, cualquier adolescente, de un modo natural, busca una mayor autonomía e independencia en esta etapa. Sin embargo, la diferencia del trastorno disocial es que el adolescente desafía al límite.

Baja autoestima en la base del trastorno disocial

A veces, estos jóvenes pueden aparentar una gran fortaleza por sus comportamientos externos. Sin embargo, en la base de todo ello reside una autoestima baja y carencias afectivas. Este tipo de caso es más frecuente en jóvenes que han crecido en entornos desestructurados.

Otra característica habitual de un diagnóstico de estas características es que la persona no se hace responsable de sus actitudes, sino que culpa a terceros de lo que le ocurre. Es muy irascible y se toma las cosas de un modo personal.

Fotos: Fotolia - Drobot Dean / White Whale

 
 
 
Temas en Trastorno Disocial
 

Redes Sociales