Salud » Trasplante Fecal

Definición de Trasplante Fecal

Cada día, la microflora intestinal cobra mayor importancia como principal elemento protector frente a diversos trastornos relacionados con la invasión del tubo digestivo por microorganismos patógenos. Esta microflora se encuentra formada por diversos tipos de microrganismos, que incluyen bacterias, virus y hongos que se integran de forma armónica y equilibrada; también se encuentra presente en la piel, el sistema genitourinario y en el aparato respiratorio.

Inicialmente este efecto se puso en evidencia al afectar esta flora por el uso de medicamentos como los antibióticos, que tras su uso dejaban efectos adversos que incluían las infecciones intestinales así como infecciones por hongos en el tracto genital, en el caso del sexo femenino, corroborando así el importante papel de la microflora intestinal en la prevención de la colonización de estas estructuras.

Además de esta función de barrera contra las infecciones, la flora intestinal cumple diversas funciones de gran importancia, como lo son llevar a cabo el procesamiento de algunos alimentos.

¿En cuáles casos se recomienda el trasplante fecal?

Algunos microorganismos son capaces de colonizar el intestino de personas con flora intestinal afectada, tal es el caso de Clostridium difficile, microorganismo causante de diarreas en pacientes hospitalizados que ocasiona unas 15.000 muertes cada año.

Este microorganismo se puede erradicar con el uso de esquemas de tratamiento que se basan en la combinación de dos medicamentos, sin embargo, es muy frecuente que ocurran recaídas si no se restablece adecuadamente la flora intestinal, siendo el trasplante fecal una de las herramientas que permiten restaurar la flora habitual del intestino. Este procedimiento se basa en la obtención de materia fecal proveniente de un donante, que tras su procesamiento se administra a un receptor.

Aunque aún no hay conclusiones firmes al respecto, se ha visto que el trasplante fecal puede inducir cambios en la microflora intestinal que contribuyen al tratamiento de otras condiciones, tal es el caso del síndrome de intestino irritable (también conocido como colon irritable), la diabetes tipo II, la obesidad e incluso trastornos de tipo autoinmune como la rectocolitis ulcerosa.

El trasplante fecal puede llevarse a cabo de distintas formas

Este procedimiento es conocido ampliamente desde la antigüedad, cuando era empleado para tratar las diarreas que persistían a pesar de los remedios habituales para el momento.

En la actualidad las heces de donantes sanos, libres de gérmenes patógenos, son obtenidas para preparar una suspensión fecal que puede contener entre 50 y 500 gramos de heces frescas. Esta se administra al receptor por varios mecanismos, bien sea introduciéndola al tracto gastrointestinal a través de una sonda nasogástrica, especie de manguera que se introduce por la nariz hasta llegar al estómago; otra forma de administrarla es introducirla en el colon a través de una colonoscopia o bien mediante la aplicación de un enema.

Si bien es posible la ingestión de la suspensión fecal por vía oral, esta vía por lo general no se utiliza dado el rechazo por parte del receptor, quien suele preferir otra vía de administración.

Fotos: Fotolia - Heiko Küverling / dimdimich

 
 
Autor: Dra. Maria de Andrade | Sitio: Definición ABC | Fecha: septiembre. 2016 | URL: https://www.definicionabc.com/salud/trasplante-fecal.php
 
Temas en Trasplante Fecal
 

Redes Sociales