Definición ABC » Salud » Terapia Sistémica

+

Definición de Terapia Sistémica

La psicología es la disciplina científica que estudia el comportamiento humano, especialmente aquellas conductas que afectan negativamente a las personas. Las distintas terapias orientadas a mejorar la calidad de vida de los individuos se integran en algún modelo teórico, como el conductismo, el cognitivismo, el psicoanálisis o el modelo sistémico.

Principios generales de la terapia sistémica

Se emplea el término sistema para expresar las relaciones existentes que forman parte de un todo organizado. Así, un sistema es un conjunto de elementos interconectados.

Si aplicamos esta idea a los individuos, éstos se pueden comprender a partir de los distintos elementos que los constituyen, como su trayectoria personal, su cultura o su núcleo familiar.

La terapia sistémica se centra en el análisis de las relaciones interpersonales que envuelven a las personas. Desde un punto de vista teórico el paradigma sistémico surgió en la década de 1950 y su principal impulsor fue el científico Gregory Bateson, quien propuso la necesidad de comprender la realidad de cada individuo a partir de sus vínculos con su contexto social más directo.

El enfoque de la terapia sistémica se centra en la comprensión de los patrones de comunicación que se producen en el ámbito familiar, en los centros de trabajo o en las relaciones de pareja. En otras palabras, se trata de estudiar a los individuos dentro de un sistema de relaciones. De esta manera, para tratar una disfunción individual se hace necesario poner en marcha una terapia de grupo.

Los especialistas en este planteamiento terapéutico buscan patrones de comunicación que afectan negativamente a un colectivo (por ejemplo, una familia) y a través de la terapia se corrigen dichos patrones para que el paciente concreto deje de tener los síntomas que le provocan angustia o sufrimiento.

Como es lógico, en este tipo de terapia la familia es concebida como un sistema, ya que los distintos miembros que la conforman van creando interacciones emocionales y afectivas que determinan el comportamiento individual de cada miembro de la familia.

En el caso de la esquizofrenia

La esquizofrenia es una patología que puede afectar severamente a la conducta. Desde la perspectiva sistémica, el individuo con esta patología es estudiado teniendo en cuenta su entorno personal y familiar. En este sentido, los psicólogos y psiquiatras recurren a una terapia familiar para mejorar la calidad de vida del paciente con esquizofrenia.

Así, se graban en video una serie de entrevistas a los familiares del paciente y luego se analizan los resultados para comprender qué tipo de interacción existe entre los miembros de la familia.

Este enfoque terapéutico ha demostrado ser efectivo para mejorar la socialización de las personas que padecen esta problemática.

Foto: Fotolia - yiorgosgr

 
 
 
Temas en Terapia Sistémica
 

Redes Sociales