Definición ABC » Salud » Terapia Dirigida

+

Definición de Terapia Dirigida

Una de las enfermedades en las que se ha hecho mayor cantidad de investigaciones es en el cáncer, especialmente en lo que se refiere a su tratamiento.

De esta forma surgen opciones como la quimioterapia, tratamiento a base de fármacos que tienen como principal efecto destruir a las células que se replican de forma rápida, sean malignas o no, lo que deriva en la gran cantidad de efectos adversos asociados con su uso.

En la búsqueda de terapias más específicas, que sean capaces de afectar solo a las células tumorales respetando las células sanas, surgen opciones de tratamiento distintas, entre las que destaca la terapia dirigida.

¿En qué consiste la terapia dirigida?

Es un tipo de tratamiento contra el cáncer que es distinto a la quimioterapia. Se basa en el uso de medicamentos capaces de actuar sobre las células malignas afectando su multiplicación sin dañar las células no cancerígenas.

Estas terapias se desarrollan usando moléculas que sean capaces de unirse a proteínas clave en las células cancerígenas interfiriendo con sus procesos, lo que afecta su supervivencia. Estos procesos incluyen la interferencia con la respuesta de la célula tumoral frente a señales provenientes del entorno, la alteración de la expresión de la información genética, la inhibición de la formación de nuevos vasos sanguíneos que brinden oxígeno y nutrientes necesarios para el crecimiento tumoral, e incluso la activación de los mecanismos de muerte celular programada conocidos como apoptosis.

Existen diversos tipos de terapias dirigidas, siendo una de las más usadas la terapia hormonal. Este tipo de tratamiento busca bloquear el efecto estimulante del estrógeno y la testosterona sobre los tumores dependientes de hormonas, como son el cáncer de mama y el cáncer de próstata que tengan receptores para estas hormonas.

¿En cuáles casos se utiliza la terapia dirigida?

Las terapias dirigidas son tratamientos altamente específicos por lo que no son aplicables a cualquier tumor. Incluso para un mismo tipo de tumor pudiera ser aplicable en algunos casos y no en otros, como ocurre ante la presencia de variantes debidas a mutaciones que permiten tener un blanco hacia el cual dirigir este tipo de intervención.

Estas terapias pueden emplearse como único tratamiento o bien en combinación con quimioterapia, obteniéndose mejores resultados cuando se administran en conjunto con esta última. Esto es debido al hecho de que las células tumorales pueden sufrir mutaciones que las hagan resistentes a la terapia dirigida.

Existen diversos fármacos desarrollados como terapia dirigida disponible en la actualidad para el tratamiento de diversos tipos de tumores, especialmente los tumores derivados de glándulas (cáncer de vías digestivas, hígado, páncreas, mama y próstata), tumores cerebrales, cáncer de pulmón, melanoma, mieloma, linfomas, leucemias y tumores del aparato locomotor.

Fotos: Fotolia - Photographee

 
 
 
Temas en Terapia Dirigida
 

Redes Sociales