Definición ABC » Salud » Sufrimiento Fetal

+

Definición de Sufrimiento Fetal

El sufrimiento fetal es una situación en la cual se ve comprometido el intercambio de oxígeno entre la madre y el feto. Lo que trae como consecuencia que éste último no se oxigene de forma normal lo que puede ocasionar una serie de daños y complicaciones.

Se presenta en aproximadamente 3 de cada 10 nacimientos, puede ocurrir durante el embarazo aunque es más probable que suceda durante el trabajo de parto.

¿Cómo se identifica esta problemática?

La principal forma de diagnosticar es al evidenciar que hay una disminución en la frecuencia cardíaca del feto. Éste es un parámetro que normalmente se monitorea durante todo el trabajo de parto. La frecuencia cardíaca fetal normal se encuentra encima de los 120 latidos por minuto, cuando la frecuencia cardíaca se encuentra por debajo de este valor se considera que hay una bradicardia, lo cual es un indicio de sufrimiento fetal.

Otra manifestación característica es la presencia de meconio en el líquido amniótico. El meconio es la materia fecal producida por el feto. Esto se debe a que la falla de la oxigenación hace que se relaje el esfínter del ano del feto, produciendo esta salida de material fecal al líquido amniótico hecho que no ocurre en un parto normal.

¿Por qué ocurre?

La principal causa de esta condición es la alteración en la localización del cordón umbilical, principalmente cuando éste se ubica alrededor del cuello del feto haciendo que sea difícil la expulsión del bebé.

Existen también otras condiciones en las cuales se afecta la oxigenación del feto, estas incluyen:

- El desprendimiento de la placenta antes de que termine el parto.
- La ruptura del útero cuando se aplican fuerzas externas o incluso cuando se utilizan elementos como los fórceps para facilitar el trabajo de parto.
- La presencia de infecciones en las cuales pueden ocurrir trombosis de pequeños vasos sanguíneos lo cual limita el aporte de oxígeno.
- Condiciones que elevan la presión arterial en la madre como la preeclampsia y la eclampsia.
- Cuando la madre sufre trastornos como las epilepsias y convulsiones.

¿Cuáles son las secuelas que se desarrollan?

El sistema nervioso es particularmente vulnerable a la falta de oxígeno, de allí que el sufrimiento fetal deba ser identificado y tratado de inmediato ya que si la falla en el aporte de oxígeno al cerebro dura más de unos 5 a 10 minutos es posible que el niño nazca con daño neurológico irreversible.

Existen varios grados de sufrimiento fetal. En algunos casos es de corta duración por lo que las secuelas pueden ser reversibles, de hecho muchos niños que lo padecen de manera leve nacen y son completamente normales. Incluso pudiera no existir evidencia de que haya ocurrido este trastorno al momento del nacimiento.

Cuando la falta oxígeno es crítica se produce la muerte de las células del sistema nervioso. Como el cerebro no es capaz de regenerarse, las lesiones se convierten en secuelas permanentes incluso es posible que ante un compromiso severo de la oxigenación del feto ocurra la muerte de una gran cantidad de neuronas. La afección de las neuronas que se ubican en los centros imprescindibles para la vida, como aquellas que regulan funciones como la respiración la frecuencia cardíaca y la presión arterial, puede llevar a la muerte del feto.

Al identificarse antes de comenzar el trabajo de parto

Este mal también puede presentarse previo al parto. Lejos del final del embarazo, pueda pasar inadvertido y llevar a la muerte del feto antes de que culmine el embarazo.

La primera manifestación que la madre puede evidenciar es la ausencia de los movimientos fetales, que normalmente ocurren varias veces al día. Otras formas en las que se puede identificar que existe alguna forma de sufrimiento fetal es cuando el feto no logra evolucionar y ganar peso de forma adecuada para la edad gestacional. Es una condición que puede asociarse a situaciones que producen hemorragia en la madre, como es el caso de la ruptura prematura de membranas y también en condiciones como la placenta previa.

El tratamiento del sufrimiento fetal está dirigido a corregir la falla en la oxigenación fetal, mejorando el aporte de oxígeno, así como procurando llevar a cabo la extracción del feto por el procedimiento más rápido posible

Ésta es una condición en la cual una mujer que estaba destinada a un parto normal puede terminar en una cesárea de emergencia.

Una vez que el niño nace se pasa de forma inmediata a una unidad para su reanimación. Es importante aspirar su vía aérea para eliminar el meconio que pudiera estar presente y también llevar a cabo medidas de resucitación y de aporte de oxígeno.

Con estas medidas es posible revertir las secuelas de un sufrimiento fetal leve, sin embargo para poder estar seguros de sí va a existir o no alguna secuela es necesario llevar a cabo un seguimiento del crecimiento y desarrollo del niño conjuntamente con el pediatra quién determinará si éste presenta algún indicio de daño neurológico.

Las principales manifestaciones de este daño son la falta o la disminución del tono muscular y la falla en el logro de ciertas metas para la edad, por ejemplo, aquellos niños que son lentos para gatear lentos para caminar o que incluso no logran hacerlo.

Fotos: Fotolia - Thitinat.K / oksenoyd_irina

 
 
 
Temas en Sufrimiento Fetal