Definición ABC » Salud » Sistema óseo

+

Definición de Sistema óseo

El sistema óseo está conformado por los huesos, estructuras duras formadas por calcio y una matriz de colágeno. Los huesos se organizan para formar el esqueleto que consta de 206 huesos.

Este sistema cumple importantes funciones para el organismo, que incluyen brindar soporte al cuerpo, proteger importantes estructuras como el sistema nervioso central y los órganos ubicados en la caja torácica, permitir mantener la postura erguida y llevar a cabo los movimientos, almacenar el calcio (99% de este mineral se encuentra almacenado en los huesos) y participar en la formación de las células de la sangre, proceso que se lleva a cabo en el tejido esponjoso ubicado en el interior de algunos huesos y que es conocido como médula ósea.

Distribución del sistema óseo

Los huesos se distribuyen de forma tal que conforman el esqueleto axial o parte central del cuerpo - que abarca el cráneo la caja torácica y la columna vertebral - y las extremidades, que incluyen el miembro superior y el miembro inferior unidos al esqueleto axial mediante la cintura escapular y la cintura pélvica respectivamente. En el adulto existe un total de 206 huesos.

Estructura y forma de los huesos

La superficie y forma de los huesos es muy variable punto algunos huesos son alargados y por tal razón se conocen como huesos largos, estos se ubican principalmente en los miembros. Otros huesos son planos y se localizan a nivel del cráneo para formar la pared de la cavidad craneana. Algunos huesos son pequeños y tienen una forma más bien cúbica como ocurre con los huesos de las manos y los pies, esto les permite unirse para formar macizos como el carpo y el tarso.

La superficie de los huesos es también muy variable, alternando zonas lisas con áreas rugosas y prominencias que reciben el nombre de espinas, crestas o apófisis de acuerdo con su forma. En estas últimas se insertan estructuras como los músculos, ligamentos y tendones.

Los huesos se unen entre si por estructuras conocidas como articulaciones cuando es posible la movilización de las superficies en contacto entre sí, o suturas cuando los huesos se unen firmemente por lo que no es posible que ocurra el movimiento. Un ejemplo de suturas ocurre a nivel del cráneo, en donde los huesos que forman la bóveda craneana se encuentran fuertemente unidos.

Fotos: iStock - Nikola Nastasic / ZU_09

 
 
 
Temas en Sistema óseo
 

Redes Sociales