Definición ABC » Salud » Sarcopenia

+

Definición de Sarcopenia

La sarcopenia es un estado que se caracteriza por la pérdida progresiva e involuntaria de la masa muscular y la función muscular que ocurre en el adulto mayor.

La sarcopenia es un proceso relacionado con el envejecimiento

Se estima que el proceso de envejecimiento se inicia a partir de la cuarta década de la vida, originando una serie de cambios en el organismo caracterizados por trastornos en la absorción de los nutrientes, alteraciones en la eliminación de toxinas, disminución en la producción de hormonas y alteraciones en los vasos sanguíneos que comprometen el aporte de oxígeno y nutrientes a los diversos tejidos. Todos estos procesos conllevan al deterioro del organismo siendo una de sus consecuencias la alteración muscular que caracteriza a la sarcopenia.

La disminución de la masa muscular conlleva a la aparición de debilidad, limitación para la movilidad, alteración del equilibrio, inestabilidad de las articulaciones y progresión de trastornos degenerativos articulares como la artrosis. Todo esto contribuye a que el adulto mayor pierda su capacidad de movimiento e independencia favoreciendo su postración y por ende su aislamiento.

La falta de movilidad es un factor que agrava aún más la masa muscular, acelerando el progreso de la sarcopenia hasta llegar a la condición de extremo adelgazamiento conocida como caquexia.

Factores que aceleran la sarcopenia

Varias condiciones son capaces de iniciar y favorecer el progreso de la pérdida de masa muscular, estos incluyen:

Inactividad física. Algunas enfermedades que afectan al sistema músculo esquelético, como la artrosis, son capaces de limitar la capacidad de movimiento por dolor o fatiga, lo que favorece la pérdida de la masa muscular.

Disminución en la ingesta de proteínas. La disminución en el aporte de proteínas con la dieta compromete la cantidad de aminoácidos a partir de los cuales el organismo fabrica sus proteínas. Esto se ve a gravado por la presencia de enfermedades digestivas que afectan la absorción de nutrientes.

Disminución en la secreción hormonal. El proceso de envejecimiento lleva al descenso en la producción de las hormonas involucradas en el mantenimiento del volumen y fuerza del músculo, principalmente el factor de crecimiento derivado de la insulina, testosterona, estrógenos y DHEA.

Factores genéticos. Las células cuentan con una información que codifica la muerte celular programada, proceso conocido como apoptosis, al llegar a determinada edad se activan los genes responsables de trasmitir esta información haciendo que se produzca la muerte de ciertos tipos de células, incluyendo las células del tejido muscular, lo que constituye uno de los mecanismos por los que ocurre la sarcopenia.

Tratamiento de la sarcopenia

La mejor estrategia frente a la sarcopenia es la prevención, que se basa en dos intervenciones principales: la actividad física y la nutrición.

La actividad física permite mantener al músculo en forma, aumentando su fuerza y resistencia. Para alcanzar un buen desarrollo y masa muscular es recomendable llevar a cabo rutinas de entrenamiento que incluyan ejercicios de tonificación.

La alimentación por su parte debe incluir todos los tipos de alimentos, procurando ingerir al menos 1 gramo de proteínas por cada kilo de peso corporal por día, por debajo de esta cantidad el organismo no obtiene los nutrientes necesarios para mantener la masa muscular. Los cambios en la alimentación deben ir acompañados por la actividad física para que pueda recuperarse la masa muscular.

Estas medidas deben implementarse lo más temprano posible, ya que una vez que se inicia y progresa, la sarcopenia resulta difícil de tratar y corregir.

Fotos: Fotolia - Viacheslav Iakobchuk

 
 
 
Temas en Sarcopenia
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49116 fans
  • Twitter
    2303
  • Google
    453
  •