Definición ABC » Salud » SAOS

+

Qué es SAOS

Las siglas SAOS hacen referencia al trastorno conocido como Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño.

Se trata de un problema de salud ampliamente conocido por ser muy perturbador para los compañeros y parejas de quienes lo padecen, ya que su principal manifestación son los ronquidos durante el sueño.

Su importancia médica es que se asocia con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cerebrales y cardíacas, problemas de la memoria, así como de sufrir accidentes.

¿Quiénes son más propensos a sufrir SAOS?

El SAOS puede afectar a cualquier persona, sin embargo es un problema más común en hombres que en mujeres.

El riesgo de desarrollar SAOS aumenta en la medida que se incrementa la edad. Su frecuencia es 2 a 3 veces más alta en los mayores de 65 años que en los individuos de 30 a 64 años. Su frecuencia también se relaciona con el peso corporal, en la medida que aumenta el peso aumenta el riesgo de padecer este trastorno.

Otros factores que se relacionan con la aparición de este trastorno son las enfermedades congestivas nasales como la rinitis y sinusitis, amigdalitis recurrentes, alteraciones en la forma y tamaño de la mandíbula de tipo congénito, así como el hábito de fumar cigarrillos.

¿A qué se debe el SAOS?

El SAOS se caracteriza por el colapso o cierre de la vía aérea durante el sueño. La obstrucción producida ocurre a nivel de la faringe (garganta) y hace que no llegue suficiente oxígeno a los pulmones, lo que afecta la oxigenación de los distintos tejidos.

En algunos casos, el cese de la respiración se debe a fallas en la regulación del sistema nervioso, lo que constituye un segundo mecanismo de este trastorno.

También se ha visto que existe una predisposición genética a sufrir apnea obstructiva del sueño. Este es el mecanismo presente en 2 a 3 de cada 10 personas con SAOS.

Manifestaciones y síntomas asociados al SAOS

Una vez conciliado el sueño, este se desarrolla con un patrón irregular en el que la persona presenta ciclos que se caracterizan por un cese en la respiración por un lapso que es superior a los 10 segundos. Tras esto se desencadena una serie de respiraciones fuertes y rápidas en las que existe un esfuerzo respiratorio y una disminución en la profundidad del sueño, que producen el ronquido. Es posible que ocurran pequeños despertares en esta fase, o que la persona se despierte por completo con una desagradable sensación de asfixia y sofoco.

Esto lleva a que el sueño se ve interrumpido muchas veces durante la noche, lo que es responsable de que estas personas tengan somnolencia durante el día. El cansancio producido por no dormir bien favorece que se desarrollen molestias como dolor de cabeza, problemas del ánimo, alteraciones en la concentración y pérdida de la memoria.

Cómo saber si está padeciendo SAOS

Por lo general este trastorno lo identifica la pareja o las personas que duermen en el mismo reciento que una persona afectada por SAOS. Es común que haya quejas por los ronquidos o por los episodios de falta de respiración seguidos pop ruan respiración fuerte y ruidosa.

El diagnóstico de la apnea de sueño se confirma por un estudio llamado polisomnografía. Es un procedimiento que se efectúa en un laboratorio de sueño, en el que se monitorean una serie de variables mientras el paciente duerme.

Qué hacer en caso de SAOS

Esta condición es quizá uno de los trastornos para los que se han desarrollado más dispositivos comerciales, sin embargo es claro que estos no funcionan ni solucionan el problema.

Las principales recomendaciones para mejorar esta condición son: bajar de peso, no dormir boca arriba, no acostase justo después de comer y evitar las bebidas alcohólicas.

En los casos severos se recomienda adaptar una mascarilla durante el sueño que permita el aporte de oxígeno a presión positiva, con lo cual se evita que colapse la vía aérea y que disminuya el aporte de este gas a los tejidos.

Fotos: Fotolia - Crystaleye / Alila

 
 
 
Temas en SAOS
 

Redes Sociales