Salud » Rubéola

Definición de Rubéola

Enfermedad causada por el virus de la rubeola

Hay muchísimas enfermedades de origen infeccioso que nos pueden afectar a los seres humanos durante la niñez como asimismo en la adultez, y la rubéola, una de las de más frecuente aparición es una de ellas, y que en algunas situaciones puntuales como ser el embarazo puede ser ciertamente peligrosa para la vida del bebé en gestación como veremos más adelante.

RubéolaLa Rubéola es una enfermedad infecciosa de origen vírico, cuyas principales características de manifestación resultan ser la aparición de unas pequeñas manchas rosáceas, muy similares a las que provoca el sarampión y la presencia de ganglios. También suele aparecer acompañada de una tenue fiebre y suele resultar difícil de diagnosticar en la mitad de los casos porque la persona infectada puede no presentar ni un solo síntoma.

No reviste gravedad en general pero en embarazadas puede implicar serios riesgos al feto

Se trata de una enfermedad que generalmente reviste muy poca gravedad, afectando generalmente a los niños, únicamente al ser contraída por las mujeres durante el embarazo, y como señalamos al comienzo de la reseña, supone una grave amenaza para el bebé, provocando abortos espontáneos en el 20 % de los casos contraídos.

Ahora bien, en este caso puntual, lo importante es la prevención y entonces si la mujer no ha tenido esta enfermedad de niña, lo importante será llevar a cabo un control estricto llegado el tiempo de su embarazo. La manera a través de la cual se puede detectar la presencia del virus de la rubeola es mediante un análisis de sangre, que normalmente se realiza ni bien la paciente confirma su embarazo y si la no ha tenido esta enfermedad anteriormente y no está inmunizada ante la misma.

Síndrome de rubéola congénita

Debemos decir que si la mujer contrae rubéola en los meses que anteceden a la gestación o durante las 20 primeras semanas de embarazo, el embrión tiene altas chances de desarrollar lo que se conoce como síndrome de rubéola congénita.
El mencionado síndrome puede desencadenar defectos congénitos en el niño tales como ceguera, sordera, patología cardíaca, dificultades cognitivas o alguna complicación al empezar a caminar, entre las más importantes.

En tanto, si la rubéola aparece después de esas primeras veinte semanas, como el feto ya se desarrolló conforme, los mencionados defectos congénitos no sucederán.

Si estás planeando un embarazo lo ideal es consultar a un especialista e inmunizarse contra la enfermedad y si uno cree que estar embarazada, una vez confirmado, lo ideal es testear vía análisis de sangre la presencia de anticuerpos contra la rubeola.

No se puede vacunar contra la rubeola en el embarazo ni los tres meses que le anteceden a la fecundación, y por supuesto si se sabe que alguien tiene rubeola, la embarazada debe mantenerse bien lejos de esa persona.

Principales síntomas

Entre sus principales manifestaciones podemos citar las siguientes: erupción de manchas rojas en la piel que generalmente suelen durar tres días, inflamación de glándulas, fiebre alta y cuando se desarrolla en los adultos suelen sentirse muchísimos dolores en las articulaciones, piel reseca, inflamación en los ojos, congestión nasal, dolor en los testículos, dolor de cabeza, entre otros.

El último y más grave brote epidémico de la misma se produjo entre los años 1964 y 1965, en este momento, aproximadamente, nacieron más de 20.000 niños con defectos congénitos, se produjeron diez mil abortos espontáneos y varios partos de fetos sin vida, especialmente en los Estados Unidos.

La raza blanca es la que más frecuentemente se la contagia

Si bien la rubéola puede afecta a cualquier persona, independientemente de su edad, es en la raza blanca en la cual más frecuentemente se da, por ello en algún tiempo también se la denominó como sarampión alemán.

Etiología de la rubeola

Respecto de su causa, aquello que la origina, la etiología de la misma dice que la responsabilidad se le debe al virus de la rubéola, un togavirus que se desarrolla en una sola cadena genómica de ARN3. El virus se transmite por las vías respiratorias, replicándose en la nasofaringe y en los nódulos linfáticos y ya se puede detectar su presencia en la sangre a los 5 o 7 días después de su contagio, dispersándose por todo el cuerpo, siendo incluso capaz de traspasar la placenta y contagiar al feto, provocándole la muerte casi inmediatamente como consecuencia de efectuar la detención de la multiplicación celular.

Vías de contagio

Las maneras más frecuentes a través de las cuales uno puede contagiarse rubéola son; estornudos, tos, contacto con superficies contaminadas, la interacción entre un individuo no vacunado con alguien que la padece.
Una vez que alguien padece rubéola inmediatamente se hace inmune al virus, lo cual hace imposible que vuelva a sufrirlo.

Diagnóstico y tratamiento

Si bien su diagnóstico precoz suele ser bastante difícil porque sus manifestaciones no resultan ser tan contundentes, un análisis de sangre resulta ser la mejor alternativa como ya señalamos.

Casi todos los médicos suelen tratar a la enfermedad como un cuadro gripal, recomendando aislamiento y reposo al paciente, además de suministrarle Paracetamol con el objetivo de bajar los niveles de fiebre alcanzados y cualquier otro dolor o síntoma producto típico de la enfermedad, como ser el mencionado dolor corporal.

 
 
Autor: Florencia Ucha | Sitio: Definición ABC | Fecha: octubre. 2009 | URL: https://www.definicionabc.com/salud/rubeola.php
 
Temas en Rubéola
 

Redes Sociales