Salud » Resucitación Cardiopulmonar

Definición de Resucitación Cardiopulmonar

Resucitación cardiopulmonar La Resucitación cardiopulmonar es un procedimiento que se lleva cabo para reanimar a una persona que se encuentra en una situación de paro respiratorio o paro cardíaco. Consiste en una medida heroica que de ser aplicada de forma apropiada es capaz de aumentar la tasa de sobrevivencia, siendo necesario que el reanimador haya sido testigo del paro sufrido por la víctima y sepa reconocerlo.

La resucitación consta de una serie de pasos que abarcan las compresiones torácicas, apertura de la vía aérea y respiración, esta última puede suministrarse vía boca a boca o con el uso de un dispositivo de insuflación conocido como ambu.

Cómo reconocer un paro cardíaco

Un paro cardiaco es una condición en la que el corazón deja de funcionar por lo que la sangre se detiene y deja de aportar oxígeno a los órganos vitales, la falla en la oxigenación del cerebro lleva a la perdida de la conciencia. Si esta situación se mantiene por pocos minutos puede ocasionar la muerte.
Cuando ocurre un paro cardiaco la persona pierde el conocimiento de forma súbita y se desploma, no responde al llamado, no tiene pulso, no tiene presión arterial y deja de respirar.

Técnica de la resucitación cardiopulmonar

El procedimiento debe seguir una serie de pasos para poder ser efectivo e iniciarse lo más pronto posible, en lo que se presencia el hecho de que una persona adulta se desplome, lo que por lo general es debido a la aparición de una arritmia o un paro cardiaco. Al mismo tiempo que se da inicio a esta serie de maniobras hay que pedir ayuda y llamar a un servicio de emergencias.

Una vez en el suelo debe ubicarse a la víctima boca arriba, extender suavemente su cuello para abrir la vía aérea, retirar cualquier objeto de la boca que pudiera entorpecer la ventilación e iniciar las compresiones torácicas.

Resucitación cardiopulmonar algoritmo
Técnica en el adulto. Las compresiones torácicas deben hacerse comprimiendo con las manos el centro del pecho de forma rápida y fuerte tratando de lograr una profundidad de 5 centímetros y deben comenzarse antes de la respiración boca a boca, las ultimas guías en RCP en adultos recomiendan hacer 30 compresiones seguidas por 2 ventilaciones procurando que las compresiones alcancen una frecuencia de al menos 100 por minuto evitando interrupciones o pausas durante este procedimiento. Cuando existen dos reanimadores se puede hacer un esquema de 15 compresiones y dos ventilaciones.

Técnica en los niños y bebes. En los niños se usa el mismo esquema de reanimación que en el adulto, las compresiones torácicas deben abarcar un tercio del diámetro anteroposterior del tórax lo cual es variable según el tamaño del niño.

Maniobras avanzadas

La aplicación de compresiones y ventilaciones tiene como objeto mantener el flujo sanguíneo y el aporte de oxígeno a los órganos vitales hasta que se adopten las medidas específicas para solventar la situación.

El siguiente paso en el proceso es la aplicación de una descarga eléctrica en el tórax mediante el uso de un desfibrilador con el objeto de que se logre recuperar la actividad cardíaca, esto debe ser llevado a cabo por personal entrenado quienes en esta fase además podrán suministrar medicamentos para restablecer el ritmo cardiaco y normalizar la presión arterial. Posteriormente es necesario el traslado de la víctima a una unidad de cuidados intensivos en donde se llevaran a cabo las medidas para restablecer la función cardiaca.

 
 
Autor: Dra. Maria de Andrade | Sitio: Definición ABC | Fecha: junio. 2015 | URL: https://www.definicionabc.com/salud/resucitacion-cardiopulmonar.php
 
Temas en Resucitación Cardiopulmonar
 

Redes Sociales