Salud » Reanimación Cardiopulmonar

Definición de Reanimación Cardiopulmonar

Reanimacion cardiopulmonar La Reanimación Cardiopulmonar, también conocida como RCP por sus siglas, es un procedimiento capaz de salvar una vida al ser llevado a cabo en situaciones de emergencia como el paro cardíaco o paro respiratorio.

Algunas condiciones como las enfermedades cardíacas en las que se producen arritmias o infartos, accidentes o traumatismos, condiciones en las que se altera el metabolismo, infecciones graves, uso de medicamentos y consumo de drogas pueden llevar a que una persona presente un paro cardiaco o cardiorrespiratorio. El síntoma o manifestación más característica de esta situación es que la persona se desvanece y pierde el estado de conciencia.

Ante una situación como esta es necesario verificar que no haya pulso y que la víctima no esté respirando. La forma más fácil de tomar el pulso es palpando el cuello a los lados, justo por debajo de la mandíbula o bien buscar el pulso de la arteria radial que se encuentra en la muñeca, del lado del dedo pulgar. Para verificar la respiración el observador se puede reclinar sobre la víctima y tratar de oir los ruidos respiratorios o verificar si ocurre el normal movimiento del tórax en ascenso y descenso.

Si efectivamente la persona no tiene pulso y no respira debe ubicarse sobre el suelo o una superficie firme para dar inicio al ciclo de respiraciones y compresiones en el tórax que constituyen la base de la reanimación cardiopulmonar o RCP. La técnica varía dependiendo de si se trata de un adulto o un niño y si hay uno o varios reanimadores. En ningún caso debe iniciarse este tipo de maniobras en una persona inconsciente que tenga pulso o que este respirando.

La fase más importante o crítica de la reanimación cardiopulmonar la constituye la compresión cardíaca, cuando se ejecuta de forma apropiada permite aumentar las posibilidades de sobrevida. Para llevarla a cabo es necesario mantener los brazos extendidos con una mano sobre otra apoyadas en el centro del pecho entre los dos pezones, una vez en posición hay que empujar el tórax hacia abajo tratando de desplazarse unos 5 cm en cada compresión, hay que hacerlas rápidamente tratando de alcanzar la frecuencia de 100 por minuto en ciclos de 30 compresiones.

La ventilación o insuflación de aire es también parte importante la reanimación cardiopulmonar, para ello se lleva a cabo la respiración boca a boca. En esta maniobra es necesario abrir la boca de la víctima, retirar los objetos como prótesis dentales o cualquier otro elemento que pueda afectar la vía aérea, ocluir la nariz con los dedos de una mano y proceder a insuflar la mayor cantidad de aire que sea posible, las normas internacionales actuales sobre RCP recomiendan levar a cabo ciclos de 30 compresiones cardiacas alternadas con 2 insuflaciones de aire.

Las actividades de resucitación deben continuarse de forma ininterrumpida hasta que la víctima recobre la conciencia, hasta que llegue un equipo de ayuda especializada o hasta que se logre trasladarla e ingresarla en un centro especializado. Una buena técnica de RCP, iniciada lo antes posible y llevada a cabo de forma oportuna es capaz de salvar muchas vidas.

 
 
Autor: Dra. Maria de Andrade | Sitio: Definición ABC | Fecha: noviembre. 2014 | URL: https://www.definicionabc.com/salud/reanimacion-cardiopulmonar.php
 
Temas en Reanimación Cardiopulmonar
 

Redes Sociales