Definición ABC » Salud » Rabia Canina

+

Qué es Rabia Canina

La rabia es una enfermedad infecciosa grave que ataca a algunos animales, especialmente a los perros, y que se transmite a través de la mordedura de estos a otros animales o al hombre.

Enfermedad viral que afecta gravemente el sistema nervioso y que es transmitida por animales a través de la mordedura

El sistema nervioso es el gran afectado y la mortalidad es altísima.

Cabe destacarse que la de la rabia es la enfermedad más antigua de transmisión de animales a seres humanos, en tanto, como consecuencia de ello hoy es posible prevenirla a partir de la vacunación de todos aquellos animales con los que interactuamos.

Transmisión, síntomas, prevención

El virus se materializa tanto en la saliva como en el resto de las secreciones de los animales que se hallen infectados, mientras tanto, su transmisión al hombre se concretará en caso de mordedura o si la persona presenta algún corte en su piel y entonces el virus entra por allí si se contacta directamente con las secreciones del animal contagiado.

Entre los animales que generalmente la transmiten se cuentan: gatos, perros, murciélagos, mangostas, lobos, zorros, mapaches y hurones.

El comportamiento que presenta el animal infectado es variable aunque se destacan algunas condiciones recurrentes como ser: la conducta violenta o el ataque sin causa.

El periodo de incubación del virus oscila entre 3 y 12 semanas.

Existen una multiplicidad de síntomas entre los que se destacan: babeo, convulsiones, sensibilidad en la parte del cuerpo afectada por la mordedura del animal, náuseas, vómitos, cambios de humor, fiebre, entumecimiento, entre otros.

La vacuna antirrábica es la mejor manera de prevenir esta peligrosa enfermedad viral infecciosa, por caso, resulta de vital importancia y necesidad que en aquellas zonas de alta densidad poblacional de caninos se materialicen campañas de vacunación para evitar que los mismos la difundan.

Los murciélagos, también muy presentes en la vida silvestre y urbana pueden desarrollar la misma como indicamos, aunque resultan ser más complejos de controlar a causa de su naturaleza.

Es importante que la persona que es mordida por un perro, consulte a sus dueños o cuidadores, si la mascota cuenta con la correspondiente vacuna antirrábica para descartar de esta manera la posibilidad de contagiarse esta enfermedad.

Si los dueños del perro le muestran el certificado de vacunación vigente no habrá peligros de ningún modo, ahora bien, en caso de no poder cotejar esa información, se deberá consultar de inmediato con un médico para poder determinar si hay posibilidad de contagio.

La difusión de la vacuna contra la rabia ha sido un hallazgo ciertamente relevante para combatir esta afección viral.

Las personas que adoptan o compran un perro tienen la obligación de cumplimentar la vacunación del animal, contra la rabia, de acuerdo a lo que establece el calendario vacunatorio.

Cumplir con esta obligación minimizará las posibilidades que usted y su perro puedan ser alcanzados por esta enfermedad.

Ira o enojo grande, odio que alguien nos despierta

Pero el mencionado no es el único uso de la palabra, en el lenguaje coloquial, las personas la usamos muchísimo para expresar la ira o el enojo notable que presenta una persona en relación a alguna cuestión, o bien el odio que nos despierta una individuo.

Este sentido tiene su origen en el comportamiento violento que normalmente presenta el animal infectado de rabia.

La rabia, entonces, es un tipo de emoción sumamente común entre las personas que se manifiesta generalmente a partir de señales físicas que demuestran irritación, ceño fruncido, ademanes de desaprobación, gritos, entre otros.

La rabia es un estado que invade un tiempo variable, aunque en algunos casos puede durar toda la vida y no irse jamás.

Generalmente, si la rabia se desencadena por una pelea o una situación desagradable, bastará para que se termine con un perdón por la molestia ocasionada, hecho que reduce notablemente el enojo de la persona afectada por la rabia.

Pero claro eso depende de cada persona, porque hay algunas a las que les cuesta mucho más olvidar una ofensa y perdonar un agravio, mientras que hay otras que tienen una mayor capacidad de perdón.

A las personas a las cuales les cuesta más olvidarse de las agresiones u ofensas se las llama rencorosas.

Lo ideal y más aconsejable es poder perdonar siempre, aun ante aquellas ofensas graves, porque vivir con rabia y enojado no hace más que enfermar el alma de la persona y eso muchas veces se traduce en problemas de salud.

Obviamente que el perdón debe darse tras la recepción de unas disculpas sinceras o de haber mantenido un diálogo componedor con la persona que nos agredió.

 
 
 
Temas en Rabia Canina
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49115 fans
  • Twitter
    2303
  • Google
    453
  •