Definición ABC » Salud » Quistes de Tarlov

+

Definición de Quistes de Tarlov

Son lesiones quísticas, es decir, nódulos blandos llenos de líquido en su interior, que se ubican en la emergencia de las raíces nerviosas. Se trata de un problema poco frecuente, por lo que entra dentro de la clasificación de las enfermedades raras.

Su origen aún no está muy claro

Si bien su origen aun no se encuentra muy claro, se ha podido encontrar relación entre su desarrollo y lesiones como traumatismos, bien sea por golpes directos o posterior a efectuar procedimientos entre los que se incluyen las punciones raquídeas y las cirugías de columna.

Su desarrollo también puede ocurrir como consecuencia de hemorragias dentro de las meninges, especialmente las hemorragias subaracnoideas.

Principales síntomas asociados

Es posible que estas lesiones se encuentren presentes sin producir molestias, siendo un hallazgo al realizar estudios de imagen como las resonancias magnéticas.

En otros casos, los quistes pueden producir un efecto mecánico originando síntomas relacionados con la compresión de una o más raíces nerviosas. Estos son similares a los ocasionados por otras lesiones como las protrusiones discales (abombamiento de los discos intervertebrales), hernias discales, osteofitos o incluso fracturas vertebrales con la misma localización.

Los síntomas abarcan principalmente el dolor de tipo neuropático, es decir, un dolor descrito como un ardor, calor, corrientazo u hormigueo ubicado en el cuello o en la cintura y que se irradia a los brazos o piernas.

Otras molestias relacionadas con estas lesiones con la pérdida de la fuerza, que limita llevar a cabo los movimientos, así como la afectación en el funcionamiento de los esfínteres.

¿Cómo se identifican?

Estos quistes solo pueden ser detectados al realizar estudios de imagen de la columna vertebral en los que se pueda visualizar con detalle las estructuras del sistema nervioso. Estos son la resonancia magnética y la tomografía computarizada.

Tratamiento

En el caso de los quistes pequeños, estos se tratan con técnicas mínimamente invasivas como la aspiración de su contenido, lo que se efectúa introduciendo una aguja a través de la piel que se dirige hasta el quiste guiada por una imagen en tiempo real.

Esto se complementa con medidas orientadas a eliminar el dolor basadas en fisioterapia, electroestimulación, bloqueos nerviosos o medicamentos que interfieren las señales dolorosas empleados en pacientes con dolor crónico.

Los quistes grandes, así como aquellos en los que persisten los síntomas a pesar de estas intervenciones, pueden ocasionar un daño neurológico permanente por lo que son candidatos al tratamiento con cirugía.

El tratamiento quirúrgico en estos casos puede llevar a cabo diversas acciones como drenarlos y ocluir su orificio de llenado, llenarlos de un material que impida que se llenen nuevamente de líquido o resecarlos. Estos procedimientos pueden ser además complementados con la eliminación de una parte de la vértebra (laminectomía) con la finalidad de liberar la compresión del nervio.

Fotos Fotolia: footage / glisic_albina

 
 
 
Temas en Quistes de Tarlov
 

Redes Sociales