Definición ABC » Salud » Psicología Humanista

+

Definición de Psicología Humanista

La psicología integra distintos puntos de vista desde el punto de vista del método. Abraham Maslow es uno de los máximos exponentes del humanismo. Un autor que explica cómo, el ser humano necesita tener satisfechas sus necesidades elementales para desarrollar sus anhelos más espirituales.

¿Cuáles son las necesidades más importantes del ser humano por orden de necesidad de satisfacción? Necesidades fisiológicas (por ejemplo, respiración, alimentación, descanso), búsqueda de seguridad física, necesidades sociales (amigos y amor), necesidad de estima (aprecio por parte de los demás), y en la cima de esta secuencia de necesidades, se encuentra la búsqueda de autorrealización.

Búsqueda de la felicidad

Estas necesidades están en constante interconexión. Por ejemplo, si una persona no tiene cubiertas sus necesidades básicas, no tiene la tranquilidad necesaria para desarrollar anhelos más espirituales.

Esta corriente alcanzó su máxima expresión en los años 60 del siglo pasado. Una terapia de psicología humanista atiende a aquellos factores que definen al ser humano. El plano anímico, afectivo, conductual y cognitivo.

Por tanto, al comprender la situación personal del cliente, el psicólogo atiende a la historia de éste desde la subjetividad de la experiencia individual condicionada por la mirada propia. La psicología humanista parte de una visión positiva del ser humano, en concreto, analiza su potencial de superación para corregir errores propios. El humanismo es una respuesta al psicoanálisis y el conductismo.

Deposita la confianza en el individuo para construir su propia felicidad gracias a un ingrediente básico: la libertad. Una libertad que posibilita la toma de decisiones y que, por tanto, propicia la autorrealización.

Asimismo, aprecia el valor de la libertad, sin embargo, también comprende que el entorno produce una huella en el sujeto. Sin embargo, el entorno no es una cadena que determina el destino del sujeto. El ser humano es creador de su historia.

Mientras que el psicoanálisis analiza la información inconsciente de la mente, por el contrario, el humanismo pone en valor la experiencia consciente. Mientras que el conductismo analiza al ser humano de un modo mecanicista ante el automatismo que da respuesta a estímulos externos, el humanismo defiende el libre albedrío.

La vocación humana, desde el punto de vista del humanismo, es la búsqueda del desarrollo personal al poner en práctica las aptitudes y virtudes propias hasta alcanzar la cima de esa autorrealización.

Carl Rogers, psicólogo de referencia en el área

Carl Rogers es otro de los exponentes de esta corriente humanista. Un pensador que tiene una visión positiva del ser humano como un ser capaz de llegar a convertirse en la persona que anhela ser por medio de un rol activo en su proceso de crecimiento al tomar decisiones que le permiten acercarse a sus metas. Y es esta evolución continua la que forma el carácter.

Foto: Fotolia - Iamnee

 
 
 
Temas en Psicología Humanista
 

Redes Sociales