Definición ABC » Salud » Probeta

+

Definición de Probeta

Fertilizacion in vitro El término Probeta se emplea para hacer referencia a un instrumento de laboratorio, consistente en cilindro de vidrio graduado con una base que se emplea para medir líquidos, sin embargo este término se ha popularizado por una de las funciones de este instrumento en el área de la fertilidad al permitir la fecundación del ovulo para dar origen a los famosos Bebes de Probeta.

La infertilidad es un problema mundial, que afecta aproximadamente a una de cada seis parejas, muchas de ellas buscan ayuda al médico ginecólogo u obstetra. Esta especialidad ha desarrollado procedimientos para tratar la infertilidad desde 1866 cuando se creía que su única causa era la estrechez del cuello del útero por lo que su tratamiento se efectuaba con cirugía para dilatarlo, más tarde en 1884 se realiza el primer procedimiento de inseminación artificial al colocar el semen de un donante directamente en el útero de una mujer utilizando una cánula, este procedimiento fue exitoso, lográndose el nacimiento de un niño vivo nueve meses después.

Más adelante, para la década de los 70, se logran grandes avances en la investigación del sistema hormonal y sus efectos en el aparato reproductor lo que contribuyó a que en 1978 naciera la primera bebe de probeta, la investigación y desarrollo de esta técnica llevó a su creador, el Fisiólogo Robert Edwards a recibir el Premio Nobel de Medicina en 2010.

Los bebes de probeta son producto de un procedimiento conocido como Fertilización In Vitro. Para llevarlo a cabo primeramente se indica tratamiento hormonal a la madre para estimular la ovulación y lograr que produzca varios óvulos (normalmente en cada ciclo se produce solo uno), a partir de ese momento se practican estudios de ultrasonido transvaginal con frecuencia para poder evaluar el desarrollo de los óvulos y verificar cuando están listos, al llegar el momento se procede a extraerlos mediante una punción y aspiración, generalmente se practica este procedimiento en ambos ovarios y se extrae el mayor numero de óvulos posibles, posteriormente se inicia el procedimiento en laboratorio, se estudian los óvulos y, una vez seleccionados, los más viables se ponen en contacto con los espermatozoides fuera del cuerpo de la mujer, lo que se conoce como In Vitro; una vez que se lleva a cabo la fertilización, proceso que ocurre en pocas horas, se esperan algunos días a que el embrión aumente su número de células para proceder entonces a implantarlo en el interior del útero de la mujer para que continúe allí su desarrollo. Por lo general estos son embarazos de alto riesgo que ameritan visitas más frecuentes al ginecólogo y pueden incluso ser mantenidos por la administración de hormonas. Se estima que aproximadamente una a cuatro de cada 10 mujeres sometidas a este procedimiento logran tener un hijo nacido vivo, esto depende de factores como la edad de la madre y su estado de salud.

En algunos casos puede emplearse una técnica que permita aumentar las probabilidades de éxito en circunstancias como una edad materna mayor de 30 años o la presencia de algunas enfermedades, este procedimiento se conoce como ICSI por sus siglas en ingles y consiste en la inyección del espermatozoide dentro del ovulo.

 
 
 
Temas en Probeta
 

Redes Sociales