Definición ABC » Salud » Prescripción

+

Definición de Prescripción

PrescripciónEn el ejercicio de la medicina, la Prescripción es uno de los aspectos más importantes de la consulta médica, se refiere a las instrucciones que se le dan al paciente una vez evaluado y establecida la causa fundamental de los síntomas que motivaron su visita. La prescripción puede abarcar medidas tanto farmacológicas como no farmacológicas.

Las medidas farmacológicas se refieren a la indicación por parte del médico de los medicamentos que deberán administrarse para recuperar la salud, esta información se suministra por escrito al paciente en un formulario que se conoce como récipe o receta médica en el que debe estar identificado tanto el médico como el paciente y debe además se emitido en letra clara y legible o bien de forma impresa, debidamente firmado y sellado.

El tratamiento farmacológico debe especificar el medicamento a emplear con su nombre comercial y su componente farmacológico genérico, la presentación a emplear (tabletas, comprimidos, capsulas, jarabe, supositorio, crema, pomada, gel, parche, ampolla, etc.), la vía por la que debe ser administrado (oral, tópica, intramuscular, rectal, vaginal, intravenosa, etc.), la dosis de la presentación, la dosis a administrar, el intervalo entre las dosis y los días en que deberá suministrarse. Esta información también debe establecer la relación entre la toma de los medicamentos y las comidas, en el caso de ser prescritos varios medicamentos debe aclararse si pueden tomarse juntos o deberá dejarse un lapso entre ellos.

Las medidas no farmacológicas son tan importantes como las farmacológicas y pueden abarcar diversos aspectos como:

Cambios en la alimentación. Muchas enfermedades pueden ver afectado su curso por factores como el tipo de alimentos que consume el enfermo, tal es el caso de la diabetes, la hipertensión arterial, las gastritis, los problemas del colon y los cálculos renales; muchas veces es necesario retirar algunos alimentos o bebidas de la dieta o incorporar otros que no se ingerían.

Uso de medios físicos. En ocasiones es de gran ayuda el uso del frío, el calor o ambos de forma alterna para acelerar la recuperación de una lesión, como ocurre con los esguinces, traumatismos, contracturas musculares, etc.

Ejercicio. El ejercicio físico es uno de los factores que más efecto benéfico tiene a mediano y largo plazo en la salud, especialmente en personas que padecen enfermedades metabólicas como la diabetes. El ejercicio debe ser indicado por un médico cuando existen enfermedades crónicas o problemas cardiovasculares ya que los factores como la intensidad, la duración y la frecuencia deben ser manejados de forma apropiada para evitar lesiones o agravación de algunos síntomas.

Necesidad de reposo. En algunos pacientes el reposo suele ser necesario para poder recuperarse más rápidamente de una lesión, esto es fundamental después de una cirugía o traumatismo y también posterior a condiciones médicas como un infarto cardíaco, accidente cerebrovascular o durante tratamientos como la radioterapia y quimioterapia.

Uso de aditamentos. En el caso de personas con alteraciones del aparato locomotor, puede ser necesario el uso de implementos como muñequeras, férulas, rodilleras tobilleras, bastones, muletas o andaderas, esto con el fin de limitar el movimiento, estabilizar la articulación o descargarla cuando existe sobrecarga mecánica como ocurre en personas obesas con artrosis de las rodillas.

 
 
 
Temas en Prescripción
 

Redes Sociales