Definición ABC » Salud » Preeclampsia

+

Definición de Preeclampsia

La preeclampsia es un trastorno que se caracteriza por la elevación de la presión arterial durante el embarazo, lo cual puede traer complicaciones que pueden afectar tanto al feto como a la madre.

La principal complicación que acarrea la elevación de la presión arterial de la madre durante el embarazo es el aumento en el riesgo de que ocurra un parto prematuro, lo cual llevará a que el feto nazca antes completar su crecimiento y desarrollo.

Este trastorno se presenta con mayor frecuencia en mujeres que se encuentran en su primer embarazo, especialmente si su edad es igual o menor a los 28 años o superior a los 40. Factores como la presencia de diabetes, hipertensión arterial, anemia o tener familiares hipertensos aumenta el riesgo de desarrollar preeclampsia.

Por qué ocurre la preeclampsia

Durante el embarazo el cuerpo de la madre sufre una serie de adaptaciones con la finalidad de alojar al nuevo ser en formación. Uno de los sistemas que más adaptaciones debe hacer el sistema cardiovascular, que debe hacer varios cambios que permitan que la sangre circule tanto por la madre como por el feto. Para ello es necesario que ocurra un aumento en el volumen de sangre al tiempo que es necesario que el corazón aumente su capacidad de bombeo lo que se manifiesta por el incremento del gasto cardíaco, para favorecer este proceso el cuerpo materno libera una serie de sustancias con la finalidad de dilatar los vasos sanguíneos con el objeto de que disminuya la presión arterial con lo que se facilita el trabajo del corazón.

En algunas mujeres ocurre una elevación de las sustancias responsables de contraer los vasos sanguíneos, especialmente la angiotensina II, lo que hace que sus cifras de presión arterial se eleven.

Síntomas que permiten identificar la preeclampsia

La principal manifestación de esta condición es la elevación de la presión arterial por encima de 140/90 mmHg, que suele ocurrir a partir de la vigésima semana de gestación.

El aumento de la presión arterial se acompaña además por hinchazón de las piernas o edema y la aparición de orina espumosa por eliminación anormal de proteínas en la misma.

En la medida que las cifras de presión arterial se encuentran más elevadas ocurre también una mayor magnitud de edema que puede abarcar todo el cuerpo, así como la expulsión de mayores cantidades de proteínas por la orina. En los casos severos pueden haber síntomas como dolores de cabeza, visión borrosa, confusión, zumbidos en los oídos, si no se aplica tratamiento la embarazada puede caer en estado de coma o incluso morir por hemorragias cerebrales o por edema agudo de pulmón debido a la acumulación de líquidos en el aparato respiratorio.

La preeclampsia puede ameritar que se realice la interrupción del embarazo

Las pacientes con preeclampsia deben recibir tratamiento médico con fármacos indicados para disminuir los niveles de presión arterial, así como seguir una dieta baja en sodio, reposo y la prescripción de suplementos de hierro y vitaminas.

Cuando el aumento de la presión arterial deteriora la salud de la madre y el feto la conducta a seguir dependerá del tiempo de embarazo. Cuando este se encuentra cerca de su término los obstetras optar por interrumpirlo, ya que finalizar el embarazo revierte completamente los síntomas. Sin embargo, cuando el embarazo aún no ha llegado a su término la decisión de interrumpirlo es muy compleja ya que el feto puede verse notablemente afectado.

Foto: iStock - AntonioGuillem

 
 
 
Temas en Preeclampsia
 

Redes Sociales