Definición ABC » Salud » Persona de Mañanas

+

Persona de Mañanas - Definición, Concepto y Qué es

Existen muchas personas que se sienten más nocturnas, es decir, personas que tienen un estado de ánimo más bajo a primera hora de la mañana y tienen que hacer un gran esfuerzo para madrugar.

Para otras personas, por el contrario, madrugar es un hábito connatural, es decir, un ritmo biológico de felicidad que permite aprovechar el ritmo con intensidad desde primera hora, siguiendo una inercia natural con el propio ciclo del día.

Es decir, la luz del sol produce un efecto directo sobre el estado de ánimo. A partir de esta clasificación y la de su opuesto, la noche, existe una distinción interesante: ser alondra o búho.

Ser búho o alondra tiene que ver con la regulación de los ciclos de sueño. Sin duda, el descanso es uno de los pilares esenciales del bienestar. Las personas de mañanas se acuestan temprano para dormir.

Las personas que analizamos en este artículo tienden a madrugar, por tal razón, experimentan los siguientes beneficios

1. A primera hora, la mente está más descansada y relajada. Por tanto, el rendimiento intelectual y laboral también es mayor.

2. Mejora la gestión del tiempo al exprimir más los días. Por el contrario, no madrugar puede llevar a la tendencia contraria de posponer planes para otro momento ante esa sensación de falta de tiempo.

3. Madrugar te permite empezar el día con tranquilidad, es decir, sin estrés. Y la forma en la que te predispones ante la jornada influye en cómo se desarrollan los demás acontecimientos.

4. El desayuno es la comida más importante del día. Por tanto, cuando madrugas también saboreas como un instante de felicidad cotidiano este momento de placer.

5. Solo las personas que madrugan y son felices haciéndolo pueden disfrutar del regalo visual y emocional de un amanecer.

6. Comienzan el día con ritmo y vitalidad. La persona está en sintonía con el momento presente. En este marco, realiza las cosas más importantes del día al inicio de la jornada y deja para el final aquellas actividades que requieren menor esfuerzo y concentración.

Factores que influyen en el ritmo vital

Existen algunos obstáculos que condicionan el ritmo vital de la persona, por ejemplo, el horario laboral. Algunos trabajadores tienen un empleo a turnos, es decir, con constantes cambios de trabajo de horario, de mañana, de tarde y de noche. Por tanto, ante tantos cambios, no pueden adaptarse a un ritmo establecido.

Sin embargo, si el trabajo lo permite, es posible ir ajustando de un modo gradual el ritmo personal para vivir la mañana. Para ello, es fundamental estructurar los horarios de hábitos personales hacia una nueva costumbre.

Fotos: Fotolia - olku / matiasdelcarmine

 
 
 
Temas en Persona de Mañanas
 

Redes Sociales