Definición ABC » Salud » Pares Craneales

+

Definición de Pares Craneales

El sistema nervioso lleva a cabo del control de las diversas funciones del organismo, para ello necesita recoger información tanto del exterior como del medio interno, procesarla y luego enviar señales que se traducirán en movimientos, secreción hormonal, cambios en la actividad de las vísceras o incluso manifestaciones motivas y aprendizaje.

Estas funciones se llevan a cabo en el sistema nervioso central, ubicado dentro del cráneo y en conducto vertebral de la columna vertebral. El transporte de información y señales efectoras desde el cerebro y los centros superiores hacia los distintos órganos y sistemas ocurre gracias a las prolongaciones que forman los nervios y que constituyen el sistema nervioso periférico.

Este sistema se encuentra constituido por los nervios que emergen de la columna vertebral originados a nivel de la médula espinal, que son los nervios raquídeos, así como los procedentes del cerebro y del tallo cerebral que se exteriorizan al atravesar los distintos agujeros del cráneo que se conocen como pares craneales.

Los pares craneales son nervios pares como indica su nombre, ya que hay uno para cada lado del cuerpo, son en total 12 nervios y se denominan con números romanos, como lo apreamos en el arte al lateral del texto, que puedes ampliar con un clic.

Funciones de los pares craneales

Olfatorio. Se origina en células nerviosas relacionadas con el sentido del olfato ubicadas en el techo de las fosas nasales, desde allí se dirige a los centros superiores para permitir la olfación.

Óptico. Los impulsos visuales se originan en las células de la retina (conos y bastones) y pasan por un sistema de 4 neuronas que finalizan en el nervio óptico, encargado de llevar la información a la corteza visual ubicada en el lóbulo occipital del cerebro.

Motor ocular común u oculomotor. Controla la mayoría de los músculos oculares lo que permite llevar a cabo los movimientos del ojo hacia arriba, hacia abajo y hacia adentro, también realiza el control del diámetro de la pupila y la acomodación del cristalino imprescindible para la visión cercana.

Troclear. Actúa llevando el ojo hacia arriba y hacia abajo.

Trigémino. Es el nervio encargado de la sensibilidad de la cara y de la motricidad de los músculos de la masticación. Tiene tres ramas, superior u oftálmica, media maxilar superior e inferior maxilar inferior.

Motor ocular externo. Se dedica exclusivamente a los movimientos que permiten llevar el ojo hacia afuera.

Facial. Es el nervio que permite la movilidad de la cara y los músculos del oído, también brinda la sensibilidad de los dos tercios anteriores de la lengua y controla funciones de las glándulas lacrimales y salivales.

Vestibulococlear. Se origina en el oído interno, permite llevar las señales eléctricas originadas por las vibraciones del tímpano a los centros auditivos cerebrales para que ocurra la audición. Consta de una rama vestibular que transmite información sobre la posición de la cabeza en el espacio, así como de sus movimientos, lo cual es fundamental para el control del equilibrio.

Glosofaríngeo. Brinda la sensibilidad a la garganta y parte posterior del paladar controlando además su movilidad.

Vago. Es el par craneal de mayor longitud. Emerge del cráneo y desciende hasta el tórax y el abdomen para dar inervación sensitiva y autonómica (parasimpática) a los órganos del aparato cardiovascular, respiratorio y digestivo, por lo que es un importante regulador de funciones como el control de la presión arterial, frecuencia cardíaca, respiración, movimientos intestinales y la digestión.

Espinal o accesorio. Es un nervio que brinda control motor al músculo esternocleidomastoideo y la parte superior del músculo trapecio, ambos ubicados a nivel del cuello.

Hipogloso mayor. Es el encargado del control motor de los músculos que conforman la lengua.

Fotos: Fotolia - Beate Panosch / Alila

 
 
 
Temas en Pares Craneales
 

Redes Sociales