Definición ABC » Salud » Parálisis Facial de Bell

+

Definición de Parálisis Facial de Bell

La parálisis facial es un trastorno en el cual se pierde temporalmente la capacidad de movilizar los músculos de la cara, lo que es debido a la afección del nervio facial.

Los músculos faciales tienen la capacidad de contraerse para permitir llevar a cabo la gesticulación facial, acciones como abrir y cerrar los ojos o la boca, e incluso intervenir en la articulación y ejecución del lenguaje. Cuando ocurre la parálisis facial se pierde la función de un lado de la cara por lo que se dificulta cerrar el ojo y la boca, así como movilizar los músculos de un lado de la cara.

Para llevar a cabo estas funciones los músculos faciales requieren del estímulo del nervio facial, que es el séptimo nervio originado en el tallo cerebral. Éste emerge del cráneo para alcanzar el ángulo de la mandíbula desde donde se ubica de forma superficial para emitir varias ramas que se dirigen a los distintos músculos faciales.

Además de la función motora, este nervio se relaciona con otras funciones como son la percepción del gusto por la inervación sensorial de la lengua y la sensibilidad de la parte posterior del pabellón de la oreja y del conducto auditivo externo. La sensibilidad de la cara no depende del nervio facial sino de otro nervio llamado nervio trigémino.

Clasificaciones y causas que se observan

La parálisis de los músculos faciales se debe a las alteraciones del nervio que llevan a que se vea afectado su normal funcionamiento. Esto se conoce como parálisis facial periférica o parálisis facial de Bell. Existe otra forma de parálisis facial en la que se afecta la conexión entre el cerebro y el núcleo donde se origina el nervio facial, ésta última se conoce como parálisis facial central.

Las clasificaciones que mencionamos corresponden con frecuencia a causas infecciosas como puede ocurrir en situaciones como resfriados o la infección por el virus del herpes.

Otra causa muy particular es la exposición brusca al frío al estar el cuerpo en calor. Este tipo de parálisis se conoce como parálisis facial a frigore.

Menos comúnmente, se relaciona con lesiones capaces comprimir o de dañar al nervio como los tumores, dilataciones de las arterias como aneurismas, abscesos. También es posible que el nervio quede lesionado en el curso de heridas de la cara o cirugías faciales en especial si estas afectan a los tejidos ubicados por delante de la oreja.

La parálisis facial es una condición reversible

En la gran mayoría de los casos, la parálisis facial puede revertirse por completo sin que quede secuelas. Esto dependerá de la gravedad de la lesión previa y de lo rápido que pueda darse inicio al tratamiento tanto con medicamentos como con rehabilitación.

El tratamiento se basa en la combinación de medicamento con una rehabilitación temprana.

Medicamentos. Inicialmente el tratamiento consiste en el uso de medicamentos para disminuir la inflamación, como los esteroides, y para recuperar los daños que haya podido sufrir el nervio, esto último con suplementos de vitamina B12. En el caso de que la parálisis se relacione con una infección se requerirá del tratamiento específico para esta condición.

Rehabilitación. Parte fundamental es la rehabilitación. Un buen programa de fisioterapia permite recuperar la función de los músculos.

Foto: Fotolia - sato00

 
 
 
Temas en Parálisis Facial de Bell
 

Redes Sociales